Por Juan Carlos Díaz Guerrero

La Habana, 2 nov (Prensa Latina) Lo que pasa en Honduras es lamentable y horrible, pero el pueblo se mantiene en resistencia y no ha dejado de luchar desde hace 10 años, afirmó hoy aquí Pedro Joaquín Amador Escalante, del Partido Libertad y Refundación.

En diálogo con Prensa Latina en el capitalino Palacio de las Convenciones, donde sesiona la segunda jornada del Encuentro Antiimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo, el político subrayó que su país vive ‘una situación sumamente grave y difícil’

Apuntó que el régimen de Luis Orlando Hernández se ha incrustado de ‘manera ilegal y arbitraria’, apoyado por el gobierno de Estados Unidos, de Donald Trupm.

‘Este señor, añadió, lastimosamente se ha incrustado en la presidencia de la República de manera arbitraria y con un Gobierno involucrado todos en el narcotráfico’.

El también defensor de los derechos humanos afirmó que desde el 2009 el pueblo hondureño se mantiene en las calles tras el golpe de Estado contra el expresidente Manuel Zelaya, por lo cual ‘estamos viviendo bajo un régimen ilegal que ha recrudecido el neoliberalismo y también las protestas’.

Comentó que la víspera se encontró un joven estudiante muerto en Honduras, una noticia muy lamentable, y que ratifica que los ‘escuadrones de la muerte siguen con sus crímenes contra los dirigentes sociales y estudiantiles en mi país’.

Sobre su presencia en el Encuentro Antiimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo, que sesiona en La Habana hasta mañana con la presencia de alrededor de mil 300 delegados de 95 países, Amador Escalante dijo que se debe a la solidaridad recibida siempre desde Cuba.

La mayor de las Antillas ‘siempre nos ha apoyado de manera solidaria, muy respetuosa, pero sobre todo, contundente’, junto a los pueblos del mundo que se encuentran ahora en La Habana, acotó.

También vine a denunciar lo que realmente pasa en Honduras para decirle a los pueblos del mundo que mi país tampoco está solo y ‘sé pronto nos vamos a liberar con el apoyo de los pueblos y, en especial, de Cuba y Venezuela, y demás países del mundo’.

Manifestó que a diario nos enfrentamos en Honduras a los militares y en su condición de defensor de los derechos humanos ‘siempre andamos 24 horas en las calles’, y cuando hay represión somos los últimos en salir porque ‘nos podemos a liberar a las personas detenidas, a salvarlas de las garras de militares y policías.

Interrogado sobre la situación en la región Centroamericana señaló que la situación es ‘muy difícil’ bajo la actual administración estadounidense.

mv/jcd / Prensa Latina