Por Maylín Vidal

Buenos Aires, 16 jul (Prensa Latina) Una batalla electoral con 10 fórmulas presidenciales sobre el terreno en busca de convencer a la ciudadanía se respira hoy en Argentina, a pocas semanas de las primarias que trazarán el camino de unos comicios generales más fuertes, en octubre.

Mientras el escepticismo reina en unos y la polarización ya más que conocida en otros, en el medio del campo hay miles de votantes que tendrán en su poder elegir quienes quedarán finalmente en la boleta como candidatos a presidente, vicepresidente y otros cargos públicos para la segunda y última fase, en octubre venidero.

Aún faltan varias semanas para las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 11 de agosto, pero la campaña electoral aflora en las calles, en los televisores e internet.

En tanto se siente el desencanto en algunos que no están nada contentos con el país que hoy tienen, con una inflación que golpea al bolsillo en todos los sectores, pero sobre todo en los alimentos.

La economía, hoy en recesión, es la palabra de orden, tanto en los hogares como en los discursos de los precandidatos y mientras el presidente Mauricio Macri y su fórmula, el senador Miguel Angel Pichetto, piden votar por su propuesta Juntos por el Cambio para continuar con la política impulsada en estos cuatro años, la oposición le marca el paso.

Ayer tarde en la noche Macri, quien la semana pasada escogió a la ciudad de Córdoba para lanzar su campaña, la misma que le dio muchos votos en 2015, puso en circulación uno de los varios spots publicitarios con el que apuesta a reelegirse y en esta ocasión dejó atrás lo que hasta ahora había sido su eje, mostrar resultados en la obra pública.

‘Nos une seguir yendo hacia el futuro’, reza el eslogan de otro video del actual gobernante, quien reivindica lo hecho hasta ahora, apuesta por el cambio que promueve y señala que los argentinos ‘juntos somos imparables’.

Con la apuesta en levantar al país de la crisis en el cual está sumergido, se alza del otro lado con fuerza el aspirante presidencial Alberto Fernández por el Frente de Todos, acompañado por un peso pesado de la política argentina y principal figura de la oposición, la exmandataria Cristina Fernández, un binomio marcado por un mensaje de unidad.

Fernández apunta duro en su discurso contra las políticas del Gobierno y la víspera lo reflejó con cifras: tres mil 470 pobres nuevos por día, 24 mil 290 pobres nuevos por semana, 104 mil 100 nuevos por mes, un millón 250 mil por año, cuatro millones 100 mil desde la era Macri, disparó en la red social Twitter.

¿Te imaginas cuatro años más así?, se pregunta en ese espacio cibernético el otrora jefe de Gabinete durante los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, quien ha estado muy activo en varios actos en las provincias al igual que su acompañante en la boleta, esta última presentando su libro Sinceramente.

El sábado último, desde la provincia de Santa Cruz, Cristina se refirió no solo a lo que sucede en el país en materia económica, también se mostró preocupada por lo que consideró una ‘campaña sucia y muy violenta por parte del gobierno’. Pero, dijo, esto es algo ‘anecdótico’ ante cosas como ‘la pobreza y los que se mueren de frío en las calles’.

Uno de los temas que no escapan de la agenda de los discursos sin dudas es lo referido al FMI y la deuda de 57 mil millones de dólares contraída por el Gobierno de Macri.

Ya sea el binomio Fernández-Fernández, el equipo encabezado por el exministro de Economía Roberto Lavagna-Juan Manuel Urtubey, -que propone algo diferente a lo pasado y lo presente-, o el liberal José Luis Espert y su acompañante en la boleta Luis Rosales, el FMI es referencia obligada.

Precisamente ayer, una noticia invadió a los argentinos desde los diversos medios de prensa respecto a este tema. Y es que ese organismo publicó el cuarto informe técnico de su visita a Buenos Aires para chequear como fluye la economía y estimó que el alza de precios estará este año cerca del 40 por ciento y en 2020 en el 30 por ciento.

Otra de las fórmulas que apuntala hoy su campaña es la compuesta por los diputados Nicolás del Caño y Romina de Plá, aspirantes a la presidencia y vicepresidencia respectivamente por el Frente de Izquierda.

oda/may / prensa-latina