SAN JOSÉ DE URÉ, CÓRDOBA.
El asesinato de Manuel Osuna Tapias se suma a la larga lista de víctimas del conflicto armado en Córdoba. Semana Rural habló con el líder de la Fundación Social Cordoberxia, Andrés Chica, para entender qué pasa en un departamento que está en la mira de la minería ilegal y de los narcos.

En menos de un mes Córdoba ha perdido a ocho líderes sociales por el conflicto armado. Los expertos afirman que en la región hay una reorganización de los grupos paramilitares que desean controlar las rutas del narcotráfico y el negocio de la minería ilegal.

Por: María José Peláez Sierra
@mariajop4

La Fundación Social Cordoberxia anunció el pasado sábado que uno de sus integrantes, Manuel Osuna Tapias, de la vereda El Cerro de San José de Uré, al sur del departamento de Córdoba, fue decapitado por miembros de grupos armados ilegales. A Osuna, de 67 años, lo encontraron en su casa, que ardía en llamas, con heridas de arma blanca en el cuello.

Aunque, hasta el momento nadie confirmó quiénes fueron los responsables del hecho, algunos habitantes de la región afirman que la culpa la tiene el Bloque Virgilio Peralta Arenas, de la banda criminal los Caparros, una de las muchas que se disputan el control de las rutas del narcotráfico después de que las Farc abandonó la región con la firma del Acuerdo de Paz.

Este homicidio se suma al de la lideresa María del Pilar Hurtado, quien fue asesinada el pasado 21 de junio presuntamente por las Autodefensas Gaitanistas, que la declararon “objetivo militar” en Tierralta.

María del Pilar Hurtado, lideresa asesinada por las AUC en Tierralta, Córdoba.

Por: https://semanarural.com