RAMÓN PEDREGAL CASANOVA  13 MAYO 2019 | PACOCOL.ORG

Extractos) Los días 27 y 28 de abril se celebró en Bruselas el Quinto Congreso de la Coalición Europea de Apoyo a los Prisioneros Palestinos. En el importante acto se homenajeó a la Presidenta fallecida Felicia Langer, abogada internacionalista de origen judío, que dedicó su vida a defender a los Prisioneros Palestinos.

La Principal Resolución del 5º Congreso es la referida al secuestro y las torturas, el dolor físico y psíquico que los ocupantes sionistas causan a los Niños y Niñas, calificado como Crimen Contra la Humanidad (…)

Ha sido un Congreso especial porque los testimonios expuestos por los Niños y sus familias nos hacían sentir el dolor y la rabia, la vergüenza y la impotencia ante historias reales de torturas y violaciones de todos los Derechos Humanos (DDHH) que realizan los sionistas, torturas que practican desde siempre, y seguro que mientras escribo esta nota están arrancando a otros Niños y Niñas de sus casas, en la calle o las escuelas para encerrarlos en sus cárceles, ilegales, dirigidas por militares o servicios secretos, con el afán, con el objetivo, con la intención nazi de doblegar a esas semillas hermosas, esa flor triste, esa infancia estresada por tantas y tantas leyes impuestas por un Estado y sus instrumentos que lo único que hacen es sacar leyes contra el Pueblo Palestino, sus hombres y mujeres, y sin impedimento alguno contra los Niños.

Hemos hablado con los Niños asistentes al Congreso, que a pesar de estar libres aún no han superado los traumas físicos y psíquicos, que sufrían en prisión y siguen sufriendo fuera de ella.

Un ejemplo es el de Yalal Shrarawnh, con 8 balazos que le disparan a una de sus piernas, le secuestran, le torturan, dejan que se desangre, y le amputan la pierna herida, para finalmente enviársela como regalo a sus padres.

Otro de los chicos con que hablamos había sido detenido 18 veces, hoy tiene 14 años, y ha pasado más años en la cárcel que jugado con sus amigos en su casa o en la calle.

Nos conmovía, nos rasgaba por dentro escucharlos porque hay muchos más Niños y Niñas que por el hecho de ser palestinos están como pájaros pequeños en la jaula de los nazis.

Nos han conmovido las palabras de la madre de uno de ellos, Freham, de Jerusalén, detenido el 30 de noviembre de 2015, entonces tenía 12 años. Su madre nos contó con lágrimas en los ojos que estaba agotada, cansada, que su hijo fue sometido a todo tipo de humillaciones y torturas, que era buen estudiante y lo encerraron durante 3 meses en una celda y lo han dejado deshecho, y no han podido conseguir que se recupere, y nos pidió que trasmitiésemos: 

“Llamo a todos los seres humanos de Europa, del Mundo, a que se movilicen para poner fin al sufrimiento de estas criaturas y sus familiares, porque son niños, no son combatientes, no han sido detenidos en el combate, ni llevan armas.

“El ejército se ha llevado nuestro corazón, mi hijo padece, sufre, tiene dentro problemas serios, necesitamos hospitales, solidaridad, para que los hijos, el nuestro es el ejemplo, puedan recuperarse y marchar a la escuela como otros niños.

“Quiero que mi mensaje llegue a las madres europeas, que conozcan nuestro drama (…) Mi hijo no es un criminal, era buen estudiante, le han maltratado, muy duramente, y a nosotros también por intentar verle y sacarle de ahí, de su maldita cárcel, de sus malditas garras, y para colmo todavía cumple condena en casa, no puede salir, por eso no he podido traerle para que esté entre nosotros” (…) 

Le prometimos mover el caso de su hijo: Tan sólo pido solidaridad para Shadi Frah y su familia; estar al lado de estas familias rotas, estar al lado de la justicia, al lado de los DDHH; llamaré a las puertas de los políticos y la gente normal, para que manifestemos nuestro más alto humanismo y más alta ética para con éstos Niños y Niñas que por centenares siguen en manos de los asesinos.

Que no nos engañen los sionistas, que no puedan detener nuestra solidaridad por más que repitan su mentira, como indicaba el nazi Goebbels, que ocurre lo mismo en otros países, con lo que pretenden normalizar su crimen. Que no nos engañen, estamos ante un Estado neocolonial, de ocupación militar, racista, y hay que pararlo.

La solución es que los asesinos se vayan de Palestina y los Niños y Niñas podrán disfrutar de su infancia.

Fuente:
https://www.rebelion.org/noticia.php?id=255690