Hanoi, 28 feb (PL) La cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un terminó hoy aquí sin acuerdos, esencialmente por la negativa de Estados Unidos de levantar las sanciones a la República Popular Democrática de Corea (RPDC).
La desafortunada noticia la dio el propio mandatario norteamericano en conferencia de prensa.

Básicamente ellos querían el levantamiento de todas las sanciones y nosotros no podíamos hacerlo, dijo sin dar más explicaciones.

Admitió, sin embargo, que Kim prometió no reanudar las pruebas de misiles balísticos o nucleares.

El objetivo de la cumbre entre los dos gobernantes era dar pasos concretos a partir de lo acordado en la primera cita en Singapur (junio de 2018), pero las partes no consiguieron consensuar una anunciada declaración conjunta y ahora todo se mantiene en punto muerto.

Trump declaró que tampoco convino con Kim una tercera cumbre.

No nos hemos comprometido (a un nuevo encuentro), veremos lo que ocurre. Puede que tenga lugar pronto, pero también podría no producirse en largo tiempo, señaló.

Acotó, empero, que mantiene y mantendrá una buena relación con el líder de Corea del Norte y que ya se vería ‘lo que ocurre en próximas fechas’.

El mandatario estadounidense aclaró que se sentía optimista sobre los avances logrados antes y durante la cumbre y recalcó que dejaban a las partes ‘en condiciones de obtener un muy buen resultado’ en el futuro.

El líder de la RPDC no hizo declaraciones sobre el desenlace del encuentro.

Pero es bien sabido que su país conceptúa la desnuclearización en un sentido más amplio que Estados Unidos y la asocia con el fin de las sanciones impuestas por Washington y de las amenazas que supone la presencia militar norteamericana en Corea del Sur y en la región.

Donald Trump partió de regreso a Estados Unidos poco después de concluir las conversaciones con Kim Jong Un, quien permanece en Hanoi y done mañana comenzará una visita oficial y amistosa por invitación del presidente vietnamita, Nguyen Phu Trong.

tgj/asg