Washington, 5 feb (PL) Días después de chocar con la comunidad de inteligencia, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfrenta hoy una nueva tormenta por afirmar que usará el territorio iraquí para espiar a Irán.
En una entrevista transmitida por la televisora CBS el domingo el mandatario explicó que utilizará a las tropas del Pentágono desplegadas en la nación árabe para vigilar a su vecino.

No creo que puedas espiar a Irán desde el otro país, además nuestras fuerzas están allí para ayudar a combatir al grupo terrorista Estado Islámico (EI), expresó a la cadena noticiosa CNN el teniente general retirado Mark Hertling.

Tampoco tenemos el equipamiento necesario en Iraq para recopilar los datos de inteligencia necesarios, apuntó.

Por su parte, el exsubsecretario de Estado Tony Blinken estimó que la declaración de Trump es ‘probablemente la peor manera’ para lograr que el Gobierno de Bagdad prorrogue el despliegue de nuestros soldados en su territorio.

Lo último que quieren los iraquíes es que su país se convierta en una especie de campo de batalla en una guerra con Irán, advirtió.

En similar sentido se pronunció Alex Vatanka, del Instituto de Medio Oriente en Washington DC.

No deberíamos decir a dos naciones de la región, no tengas relaciones con tu vecino. Es como llegar a Estados Unidos y le pidas a la Casa Blanca que evite los contactos con Canadá, subrayó.

La clase política y dirigentes religiosos iraquíes condenaron los comentarios del mandatario.

‘Rechazamos en términos enérgicos la idea’, afirmó Ammar al Hakim, clérigo chiita y líder del Movimiento Nacional de Sabiduría, mientras el presidente Barham Salih expresó que cualquier acción más allá de los acuerdos entre Washington y Bagdad es inaceptable.

En tanto, el ex primer ministro Haider Al-Abadi afirmó que ‘la soberanía iraquí debe ser respetada’.

La pasada semana la comunidad de inteligencia cuestionó varias tesis de la política exterior de Trump como el supuesto programa de armas nucleares de Irán o el próximo fin del EI. En una audiencia ante el Senado, el director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, presentó su evaluación anual de amenazas globales para Estados Unidos, en la cual desmintió algunas alegaciones de Trump, entre estas las denuncias contra Teherán.

Los miembros de la inteligencia son extremadamente pasivos e ingenuos cuando se trata de los peligros que representa Irán, escribió el jefe de Estado en su cuenta en Twitter horas después de las declaraciones de Coats.

El presidente estimó que los expertos y analistas tal vez deberían ‘volver a la escuela’.

mgt/rob – PRENSA-LATINA