LIBARDO MUÑOZ 04 FEBRERO 2019

 Armando Valbuena, reconocido dirigente wayuu de la defensa de Derechos Humanos recibió un panfleto de amenazas de muerte, en su casa de Manaure, Guajira.

Valbuena denuncia que por debajo de la puerta de su casa manos desconocidas, deslizaron un texto en el cual le dan 72 horas, para que abandone el pueblo.

En declaraciones de denuncia Valbuena responsabiliza a las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia de lo que pueda suceder con su vida.

La Organización Indígena colombiana, ONIC, y el indígena senador Feliciano Valencia, rechazan y alertan la presencia del paramilitarismo en la zona, y exigen una investigación de la Fiscalía, y un pronunciamiento inmediato de la Defensoría del Pueblo.

En santa Marta

Cinco activistas de las denuncias contra la minería ilegal en la Sierra Nevada de Santa Marta fueron abordados por motociclistas enmascarados, que los amenazaron de muerte, si no abandonaban sus denuncias.

El paramilitarismo urbano está totalmente desatado en la capital del Magdalena, de acuerdo con un informe de los grupos sociales que hace varios años vienen luchando contra la depredación y el represamiento de los ríos que bajan de la Sierra Nevada.

Se denuncia además que la propia policía del Magdalena conoce esta situación, lo mismo que el gobierno nacional, pues en un pasado no muy lejano han caído asesinados indígenas arhuacos.

Gráfica.- Armando Valbuena. Captura de pantalla

PACOCOL.ORG