COMUNICADO SINDICAL A LOS TRABAJADORES DOCENTES Y NO DOCENTES DE LA FUAC

Los invitamos a votar el SÍ a la huelga, es la última posibilidad que nos han dejado para salvar la universidad y nuestros puestos de trabajo. La pésima administración actual en cabeza del presidente Eduardo Enrique Hoyos  no ha hecho nada por solucionar la crisis institucional, por el contrario, recoge a los responsables de las corruptas  y negligentes administraciones anteriores y agudiza la crisis con sus tradicionales prácticas clientelistas. Como ejemplo de ello, esta semana el Consejo Directivo nombró nuevo personal administrativo, pagando favores personales y aumentando la nómina de la Universidad sin el menor asomo de vergüenza.

Lo único diferente que ha hecho esta administración, ha sido la manera grosera y abusiva como se ha dedicado a la persecución laboral y el deterioro moral de la comunidad que durante años ha construido la institución con  su trabajo. Figurines aparecidos de la noche a la mañana, sin ningún tipo de experiencia académica controlan los destinos de estudiantes, profesores y trabajadores, tomando decisiones abusivas, absurdas y sin sentido, que solo aportan en el deterioro de nuestra casa de estudios.

Durante más de un año, nosotros y nuestras familias hemos pasado por momentos difíciles a causa del reiterado incumplimiento de las obligaciones económicas que significan nuestros sueldos y prestaciones sociales, afectando la salud, el bienestar y las condiciones de vida que el trabajo que realizamos debe garantizar. El silencio es frecuente y las únicas respuestas escuchadas son similares: “No hay plata, sino le gusta váyase”. Como si no fueran ellos los aparecidos.

El jueves 31 de enero, tenemos el derecho y obligación de votar, para dar a esta administración un mensaje, “no pueden seguir haciendo oídos sordos a nuestra constante disposición de diálogo”, “no pueden seguir maltratando a los trabajadores y docentes”, “no pueden seguir nombrando clientelas y gastando los recursos de la universidad en intereses personales” y “no pueden seguir incumpliendo con los pagos de nuestros salarios”, que extrañamente son abonados cada vez que se anuncia una asamblea, votación o reclamo.

Esta administración no ha sido capaz de remediar la situación financiera de la universidad, ha dilatado las  soluciones y ha comprometido el patrimonio sin que a la fecha se vea una posibilidad viable.

Sindicato SinproFuac. CUT

Bogotá.