FotosPL/Osvaldo Rodríguez

Panamá, 29 ene (PL) El Parlamento Latinoamericano y del Caribe (Parlatino) rechazó hoy aquí cualquier intento de intervención extranjera, directa o indirecta, en los asuntos internos de Venezuela, en una declaración firmada por su presidente, el diputado panameño Elías Castillo.

Al mismo tiempo, puso a disposición de las partes en conflicto, ‘toda la capacidad institucional del Parlatino, para lograr la paz social, base del desarrollo integral y sustentable, con progreso, justicia social y en democracia plena, que es el poder y la autoridad del pueblo’, según el texto al que tuvo acceso Prensa Latina.

También instó a iniciar a la mayor brevedad posible un diálogo constructivo que se fundamente en el logro del bien común del pueblo venezolano, en un marco de valores éticos de vigencia universal, por encima de consideraciones ideológicas o partidistas.

La institución regional objetó, además, ‘todo acto de violencia que atente contra la vida, integridad física y derechos humanos de las personas en dicho país’, y llamó a la comunidad continental para que colaboren con Venezuela a solucionar ‘la crisis económica, social y política interna que la aqueja’.

El documento, rubricado también por el secretario general del Parlatino, el diputado uruguayo Pablo González, mencionó que el organismo actúa en función del Tratado de Institucionalización ratificado por los 23 parlamentos regionales, incluido Venezuela.

En ese acuerdo se consideran principios permanentes e inalterables, defensa de la democracia, no intervención, condena a la amenaza y al uso de la fuerza contra la independencia política y la integridad territorial de los Estados y autodeterminación de los pueblos para elegir el sistema político, económico y social que libremente decidan.

Además, el Tratado contempla la prevalencia de los principios de derecho internacional referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados, de conformidad con la Carta de la Organización de las Naciones Unidas.

En su declaración, el Parlatino señaló que su plataforma establece, entre otros, los propósitos de defender la plena vigencia de la libertad, la justicia social, la independencia económica y el ejercicio de la democracia representativa con estricto apego a los principios de no intervención y de libre autodeterminación de los pueblos.

‘Velar por el estricto respeto a los derechos humanos fundamentales, y porque no sean afectados en ningún Estado latinoamericano en cualquier forma que menoscabe la dignidad humana’, es otro de los propósitos programáticos del parlamento continental.

También rige en el acuerdo creado por el Parlatino, el ‘oponerse a la acción imperialista en América Latina, recomendando la adecuada legislación normativa y programática que permita a los pueblos latinoamericanos el pleno ejercicio de su soberanía permanente sobre los recursos naturales y su mejor utilización y conservación’.

La institución tiene entre sus objetivos, además, contribuir a la paz, seguridad y orden jurídico internacionales, luchar ‘por el desarme mundial, denunciando y combatiendo el armamentismo y la agresión de quienes sustenten la política de la fuerza, que son incompatibles con el desarrollo económico, social, cultural y tecnológico a que tienen derecho los pueblos de América Latina.

agp/orm/cvl