El gobierno federal reforzará la seguridad de los ductos, la capacidad de distribución mediante pipas, la atención social en municipios vinculados con el robo de combustible y la acción legal contra las bandas de “huachicoleros”

Todos los días, desde diciembre pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha advertido de distintas manera que no cederá en el combate al robo de combustible, un delito que provoca pérdidas de más de 3.000 millones de dólares para el país.

Este lunes, en su conferencia de prensa matutina, López Obrador lanzó de nuevo la advertencia para los huachicoleros: “No habrá tregua”.

Así lo subrayó pese a las críticas a su plan conjunto contra el robo de combustible –que puso en marcha desde diciembre pasado–, y sobre todo luego del trágico accidente en Tlahuelilpan, Hidalgo.

López Obrador informó, por ejemplo, en un suspicaz tono, sobre la investigación que emprenderá la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por la presunta inacción del Ejército para evitar la explosión.

También, sobre una solicitud de información que recibió su gobierno sobre la adquisición –informó hoy– de 571 pipas en Estados Unidos.

Los que nunca han pedido información a Pemex, los que no denunciaron que se dieron anticipos para 700 auto tanques, se quedaron con el anticipo y no entregaron nada, ahora sí están pidiéndonos información“, dijo.


El gobierno mexicano adquirió en Estados Unidos 571 pipas. (Foto: Especial)

Pues ahí va toda la información, no tenemos nada qué ocultar y se va a actuar con absoluta transparencia“, afirmó durante la conferencia en la que dio a conocer los 4 ejes de su ofensiva contra el “huachicol”.

Estos son: reforzar la seguridad para evitar el robo, incrementar la capacidad de transportación de combustibles para combatir las tomas clandestinas, un plan de bienestar para la gente que vive en comunidades afectadas por este ilícito y la aplicación de la ley para acabar con la corrupción y la impunidad.

Para cumplir el segundo punto de este plan, el presidente anunció que su gobierno ya compró 571 carro-tanques en Estados Unidos para el transporte de combustibles con un costo de 85 de millones de dólares.

Esta adquisición ampliará la capacidad de distribución en 116.000 barriles de combustibles diarios, que se suman a los 800.000 que se consumen en México todos los días.

Esta es la primera parte de la compra que hizo su gobierno la semana pasada, pues la meta son 707 unidades en total, explicó.

“Estos carro tanques –dijo– van a estar operados por la Secretaría de la Defensa en el marco del Plan DN-III de abasto a combustibles, porque es un asunto de seguridad nacional“.


El secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, informó que más de 6.000 personas aplicaron para un lugar como conductores de pipas. (Foto: Especial)

Respecto de los operadores de estas pipas, el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval informó que recibieron más de 6.199 solicitudes, luego de la convocatoria que lanzó el gobierno federal la semana pasada.

Explicó que de esa cifra, 2,778 personas entregaron toda la documentación, 1,365 hicieron examen y 804 ya fueron aprobados.

El secretario dijo que 120 conductores son aptos para su contratación inmediata, hay 450 personas pendientes de evaluación y 253 aún deben tramitar su licencia.

En el ámbito del plan de bienestar, López Obrador ratificó que beneficiará a más de un millón de familias de 80 municipios y arrancará este martes y jueves, en Hidalgo, Puebla y Estado de México.


El gobierno de López Obrador anunció 4 frentes para enfrentar el huachicol. (Foto: Especial