Berlín, 22 nov (PL) Representantes de partidos opositores alemanes criticaron hoy la posición pasiva de su Gobierno en relación con el proceso de paz en Colombia, y demandaron un mayor apoyo al cumplimiento del acuerdo firmado para alcanzar la misma.

Michel Brandt, diputado del Partido de la Izquierda (Die Linke), afirmó este jueves, durante la visita a este país del canciller colombiano, Carlos Holmes, que el ministro germano de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, parece priorizar los beneficios para la economía alemana, por encima de la paz en esa nación.

Según Brandt, en las conversaciones con su homólogo suramericano, el ministro Maas ‘debería defender la adhesión coherente al acuerdo de paz negociado, la lucha contra la corrupción, un poder judicial independiente y la protección de los defensores de los derechos humanos’.

Las empresas multinacionales ‘están sumamente implicadas en el incumplimiento del tratado de paz’ entre el Gobierno de ese país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia(FARC), manifestó.

El legislador responsabilizó a compañías alemanas como Rheinisch-Westfalisches Elektrizitatswerk AG (RWE), E.ON AG, y Energie Baden-Wurttemberg AG (EnBW) del asesinato de activistas mineros mientras, según afirmó, la multinacional Siemens provocó la expulsión de 30 mil residentes, para construir una presa.

Por su parte Heike Haensel, vicepresidenta de la bancada de Die Linke, dijo que el asesinato de 109 activistas y 93 exguerrilleros de las FARC en los primeros nueve meses de este año ‘no debe ser simplemente mencionado en las conversaciones bilaterales, como ha sido el caso hasta ahora’.

La parlamentaria añadió que Maas debe expresar una crítica clara y pública a la destrucción del proceso de paz por parte del Gobierno del Presidente Iván Duque.

Aunque las importaciones alemanas de materias primas, especialmente de hulla y aceite de palma, son motores de graves conflictos sociales en las zonas rurales colombianas, el Gobierno alemán se niega a abordar la cuestión de la responsabilidad corporativa, criticó.

El desmantelamiento de la jurisdicción especial para la paz, la amenaza de enviar a Estados Unidos a exguerrilleros de las FARC para ser procesados, y la exigencia de extradición contra negociadores del Ejército de Liberación Nacional demuestran que la política de Duque es ‘el mayor peligro para el proceso de paz en Colombia’, concluyó Haensel.

jha/hcn // https://www.prensa-latina.cu