Texto y FotosPL/Yolaidi Alfonso Beijing, 2 nov (PL) El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, prosiguió hoy su primera visita de Estado a China con una intensa jornada de actividades formales que tendrá como momento destacado las conversaciones con dos líderes de este país.

El programa de este viernes comenzó con una inspección a las instalaciones de la embajada de la nación centroamericana, ubicada en el centro de Beijing.

A continuación, depositó una ofrenda floral ante el Monumento a los Héroes del Pueblo y luego recorrió el mausoleo donde reposan los restos de Mao Zedong, líder del Partido Comunista de China y fundador del país como República en 1949.

Más tarde, el mandatario prevé reunirse con el presidente de la Asamblea Popular Nacional, Li Zhanshu, y después con el primer ministro, Li Keqiang.

Ayer lo recibió el presidente chino, Xi Jinping, en el Gran Palacio del Pueblo y convinieron en dar mayor ímpetu a las relaciones bilaterales sobre la base de la cooperación que genere beneficios para sus economías y pueblos.

Tras sus pláticas, miembros de los respectivos gabinetes firmaron memorandos de entendimientos en sectores como la salud, formación de recursos humanos, industria y educación. En este último, se estableció un programa de becas para estudios superiores a nivel de grado y postgrado.

Entre los pactos, hay uno que permitirá establecer una agenda de trabajo conjunto en el mediano y largo plazo a fin de facilitar los visados, pasaportes oficiales y diplomáticos, mientras otro se refiere a la posibilidad de que El Salvador acceda a una línea de crédito para dinamizar su economía.

China se comprometió a apoyar al país centroamericano en los problemas de abastecimiento de agua, alimento y útiles escolares en zonas pobres, así como ofrecer asistencia en la prevención de desastres, suministro de medicinas y elevar la calidad de vida de la población.

Sánchez Cerén valoró de histórica y exitosa la reunión con Xi Jinping, al asegurar que fortalecieron la amistad y cooperación solidaria entre sus territorios, y lograron resultados concretos en beneficio de todos los sectores de la sociedad salvadoreña.

El dignatario asiático, por su parte, indicó que China desea unir esfuerzos para promover la cooperación amistosa de manera rápida pero estable, con el objetivo de beneficiar a los dos pueblos.

Sánchez Cerén llegó a esta capital el miércoles y se convirtió así en el primer gobernante de El Salvador que viaja al gigante asiático.

Su agenda abrió este mismo día con un encuentro en la universidad de Economía y Comercio Internacional con jóvenes de su nación y los vicepresidentes de cinco de las universidades chinas que atienden a los becarios.

Para mañana se prevén visitas a una comunidad de vecinos y a un parque de tecnología agrícola, y al día siguiente se trasladará a la ciudad de Shanghái donde Xi Jinping agasajará con una cena de bienvenida a los líderes invitados a la primera Exposición Internacional de Importación de China.