La sensatez se impuso: el Grupo de Lima rechaza cualquier intervención militar en Venezuela. Once países se oponen tajantemente a las posiciones guerreristas e irresponsables de Don Luís Almagro.

Colombia, en cambio y coherente con su papel de Caín de América apoya la guerra por encargo asignada desde el norte y arremete violetamente contra el gobierno legítimamente constituido de la República Bolivariana de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro Moro.

Después de más de medio siglo de guerra en Colombia, con casi 9 millones de desplazados, 8 millones de víctimas, el Gobierno Duque-Uribe apoya a este “mariscal” de campo de pacotilla, quien enarbola la opción militar contra un Estado soberano, sin importar que esa conflagración se extienda por el continente entero, haciendo tabla rasa del esfuerzo colectivo de pueblos y gobiernos por hacer de esta parte del mundo un territorio de paz.

Desde la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común rechazamos enérgicamente este pronunciamiento hecho desde nuestro suelo patrio que para nada recoge la voluntad de los colombianos amantes de la paz y empeñados en su construcción. La única salida para cualquier conflicto es la acción diplomática y el respeto a la soberanía, la no injerencia en los asuntos internos de Venezuela.

Consejos Politico Nacional
Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común – FARC

Bogotá 17 – 09 – 2018