Imelda-Daza-Foto-Pacifista-24Por: Semanario Voz

La candidata alternativa pone nerviosa a la clase política tradicional del departamento del Cesar

Es apenas natural que en las encuestas ocupe el último lugar entre los candidatos a la gobernación del Cesar. Imelda Daza, no tiene los millones de pesos que calculan los expertos están gastando los candidatos de la unidad nacional Arturo Calderón, del Partido Liberal y Franco Ovalle, del partido de la U, pero tiene el talante adecuado para conducir el departamento ante los graves problemas sociales que se están evidenciando.

La candidata por la Unión Patriótica ha hecho una campaña austera, como ella misma lo dice, saliendo a los pueblos del departamento a repartir la modesta publicidad pero explicando en cada esquina la propuesta de gobierno y una visión del departamento totalmente distinta a la que ofrecen sus contradictores.

“Los partidos políticos han desparecido para convertirse en empresas electorales que no tienen ideas o proyectos, no se discute la ideología. Nosotros somos austeros, modestos, discretos y efectivamente hemos recorrido el departamento, municipio por municipio. Si uno ve los slogans de la campaña dan vergüenza, parecen lemas de carnaval o de carteles de música. “seguimos por buen camino”, ¿cuál? con un 63% de habitantes del departamento que están marginados o “es tiempo de la gente” y es que antes no era tiempo de la gente”.

El tema que resulta fundamental en el Cesar es la pobreza. Según los candidatos de la Unidad Nacional las cifras del Dane en donde señalan a ese fenómeno como el generador del atraso del departamento, no son de importancia. Para ellos la generación de empleo que dependa de la extracción es lo más importante. Otro tema álgido en el departamento es la corrupción. Dice Imelda Daza: “No se necesita todo el dinero del mundo para un buen Gobierno, sólo transparencia y un excelente plan de Gobierno que acate con disciplina las necesidades principales de mi pueblo. La corrupción termina con Imelda Gobernadora”.

Otro de los temas que parece no estar en la agenda del Cesar es la paz. Solamente la candidata por la Unión Patriótica habla de la posibilidad para el departamento de ser escenario de paz y reconciliación. Señala Imelda Daza, que la paz no viene solamente en la firma de los acuerdos sino también en las transformación de las realidades del departamento en lo que tiene que ver con los temas sociales como la superación de la pobreza, la ampliación de la educación primaria, secundaria y profesional, el empleo digno y estable para los cesarenses y por sobre todo en la democratización de la riqueza que le deja al departamento la explotación minera. “El fin de la guerra es una posibilidad para superar la pobreza. Entonces, la paz debe ser justicia social para que se garantice que sean estables y duraderos los acuerdos”, dijo Imelda Daza.