Caracas, 03 Nov. AVN.- Hace trece años el incipiente deslizamiento de una casa alertó a los vecinos del barrio La Gotera, en la ciudad de Los Teques. La zona, hogar durante 35 años de familias como la de Aura Rosa Portales, era inestable y en cualquier momento podían caerse las viviendas.

Las personas optaron por el camino de la organización para asegurarse un espacio seguro donde vivir, cuenta Rosaura López, quien hoy tiene 42 años y llegó muy pequeña a La Gotera con su mamá, Aura Rosa.

“Cuando gana Chávez y nacen los consejos comunales, creamos el nuestro y luego se armó el proyecto de vivienda, que presentamos a Diosdado Cabello hace cuatro años”, contó en referencia al exgobernador socialista del estado Miranda.

La gente comenzó entonces la búsqueda de terrenos y consiguieron uno cerca de la zona de La Matica, en Los Teques.

Tras la aprobación de 49 millones de bolívares para el proyecto, el Gobierno Nacional inició a finales de 2011 la construcción del nuevo urbanismo La Gotera, de 96 apartamentos distribuidos en cuatro edificios, y este viernes, con la presencia del ministro de Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, se produjo la inauguración formal del desarrollo habitacional, que ahora se llamara Las Cocuizas, porque en la zona solían crecer estas plantas.

Portales se pasea hoy por su recién estrenado apartamento y las áreas comunes del urbanismo y recuerda su casa en La Gotera. “Fue un terreno que compró mi esposo, que está muerto. Era grande, así que pude darle espacio a mis hijos para que construyeran”, dijo. Incluso su casa, la principal, fue dividida para compartir con uno de los seis hermanos.

Una de sus hijas quedó damnificada hace varios años producto de un deslizamiento en el barrio, y pudo comprar una vivienda con apoyo del Estado. El resto de los hijos tiene hoy su apartamento en Las Cocuizas.

“Aquí estamos felices. Lo importante es que tenemos techo y estamos seguros”, dice Rosaura, quien, como la menor de los hijos de Aura Rosa, compartirá el apartamento con mamá, junto con dos nietas. “Siempre hay obstáculos. Lo que hay es que vencerlos”, dijo para resumir la lucha de su comunidad por una nueva vida.

Solidaridad

El urbanismo recién inaugurado no sólo representa una esperanza para quienes vivían en La Gotera sino que hubo espacio para la solidaridad. Se incorporaron familias con alto grado de necesidad provenientes de otros sectores de Los Teques, como La Cortada del Guayabo.

Tras el acto de apertura del desarrollo habitacional, el ministro Molina explicó la siguiente fase: los créditos y subsidios para quienes menos ganan, a fin de que puedan cancelar el costo de la vivienda, de 268 mil bolívares.

Todas las personas están dispuestas a pagar: lo consideran su deber y además saben que son recursos que permitirán financiar otros proyectos. Pero ese pago se rige por el criterio social que caracteriza todas las casas construidas a través de la Gran Misión Vivienda Venezuela, un programa del Estado lanzado en abril de 2011 que ya ha concluido 265 mil unidades habitacionales, de ellas, 18 mil en el estado Miranda.

El Banco Nacional de Vivienda y Hábitat (Banavih) iniciará ahora los estudios socioeconómicos de los habitantes de Las Cocuizas para determinar esos financiamientos. Puede haber subsidio de 100% de la vivienda, durante un máximo de dos años, si la familia gana menos de un salario mínimo al mes, o de 80% si gana el equivalente a un salario mínimo. El resto lo pagarán con créditos que tienen condiciones ventajosas, atendiendo a la necesidad de las personas: treinta años para pagar a una tasa de interés de 4,66%.

Ahora, con la inauguración del urbanismo vendrán nuevos retos. Los integrantes del consejo comunal desean concretar otras estructuras, como un Simoncito (centro de educación inicial) y un galpón socioproductivo, parques, etc. La vía será la misma: la comunidad organizada que cuenta con el poder que le da la transferencia de recursos y el apoyo por parte del Estado.