El mandatario llegó tarde a una cena convocada por su par estadounidense.

En unas breves declaraciones, el presidente colombiano, Gustavo Petro, respondió a los rumores que apuntaban a que un supuesto retraso de su comitiva habría impedido que le estrechara la mano a su par estadounidense, Joe Biden, durante una cena ofrecida por este en Nueva York (EE.UU.) la noche del miércoles.

Frente a la pregunta de un periodista sobre la causa por la que ambos mandatarios no intercambiaron palabras brevemente, Petro respondió: «No había ninguna cita«.

«No soy de los presidentes que buscan cuando Biden va al baño para atravesársele en el pasillo», dijo el mandatario colombiano y agregó: «No había ninguna agenda concertada, no pasó nada«.

En los medios colombianos se cuestionó que la delegación presidencial hubiera llegado una hora tarde a la recepción que había convocado el mandatario estadounidense, en el contexto de la Asamblea General de Naciones Unidas, en el Museo Americano de Historia Natural, en Nueva York.

Debido a la tardanza, el jefe de Estado colombiano no estuvo en el momento del saludo personal de Biden, con apretón de manos incluido, a sus homólogos presentes. Se conoció que a la recepción estuvieron invitadas autoridades de unos 150 países.

Antes de este compromiso, Petro tuvo una reunión bilateral con Jonas Gahr Store, primer ministro de Noruega, país facilitador en el proceso de paz colombiano desde 2012, que además manifestó su voluntad de acompañar la retoma del proceso de diálogo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Según la prensa colombiana, la delegación presidencial habría tenido que caminar por 40 minutos hasta llegar al lugar pautado para la recepción, debido a que las vías de acceso estaban congestionadas y cerradas..