Más de 150 combatientes ucranianos del batallón de asalto de la 1ª brigada presidencial fueron abatidos por las FFAA rusas en un ataque con misiles de alta precisión. El Ministerio de Defensa ruso comparte que el bombardeo tuvo lugar en Krasnoarméisk, una ciudad de la República de Donetsk (RPD) controlada por tropas ucranianas.

«En la noche del 28 de julio, con armas de alta precisión desde el aire se asestó un golpe directo, que destruyó el tren militar en la estación Krasnoarméisk de la RPD, que transportaba el batallón de asalto de élite (…) del presidente de Ucrania. Más de 140 ultranacionalistas fueron abatidos en ese lugar», aseguró el Ministerio.

Según el comunicado, hasta 250 militantes más recibieron heridas de diversa gravedad. Todo el equipo militar que se encontraba en el tren ya no podrá seguir combatiendo.

Además, los cohetes ruso Iskander eliminaron a más de 30 neonazis del grupo radical ucraniano Kraken, que se encontraban acuartelados en el combinado cárnico de la región de Járkov.