El Ministerio de Defensa ruso publicó una lista de soldados ucranianos fallecidos y heridos en el bombardeo del viernes contra una prisión en la localidad de Yelénovka.

En medio del aumento de tensiones con China, los congresistas republicanos de EE.UU. se preparan para presentar un proyecto de ley que establece un plan de ayuda militar a Taiwán, siguiendo el modelo de la ley de Préstamo y Arriendo de principios de la década de 1940 que permitió a Washington abastecer a los aliados europeos sin tener que entrar directamente en la Segunda Guerra Mundial.

El documento autorizaría al presidente Joe Biden a prestar o alquilar armas y equipos militares a Taipéi y, a cambio, las autoridades taiwanesas deberán devolver el coste de «restaurar o sustituir» las armas prestadas en un plazo de 12 años. El proyecto de ley estipula también que la Casa Blanca puede optar por renegociar la suma del reembolso si considera que el dinero podría perjudicar la seguridad de Taiwán o de EE.UU., informa Fox News.

«Taiwán debe saber que Estados Unidos le apoyará con suministros de defensa —incluyendo armas y maquinaria— independientemente de lo que diga el Partido Comunista de China», declaró la senadora republicana Marsha Blackburn, una de las creadoras de la iniciativa. «Estoy orgullosa de liderar este proyecto de ley bipartidista en el Congreso para mostrar al Partido Comunista chino que no nos echaremos atrás en el apoyo a nuestros aliados», agregó la representante republicana de la Cámara de Representantes, Michelle Steel.

Se indica que el proyecto de ley está ganando apoyos en el Congreso estadounidense.

Por su parte, la representante oficial de Taiwán en EE.UU., Bi-khim Hsiao, afirmó a Fox News que la isla aprecia el esfuerzo del Congreso por buscar vías creativas para fortalecer las capacidades de defensa de Taiwán». «Taiwán está decidido a defender nuestra libertad y nuestro modo de vida democrático, y seguiremos trabajando con Estados Unidos y con socios afines para mantener la paz y la estabilidad a lo largo del Estrecho de Taiwán», añadió.

  • En las últimas semanas han aumentado las tensiones entre China y EE.UU., sobre todo luego de que la semana pasada se reportara que la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, planea viajar en agosto a la isla, que China considera como parte de su territorio. 
  • Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas formales con Taiwán, y el gigante asiático ha afirmado en repetidas ocasiones que el país norteamericano no debe mantener contactos oficiales con Taipéi ni suministrarle armas, advirtiendo que los militares chinos «no se quedarán de brazos cruzados». «Si la parte estadounidense desafía la línea roja de China, se enfrentará a contramedidas decididas. EE.UU. tiene que asumir todas las consecuencias«, dijo este viernes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian.
  • Por su parte, Taiwán realizó esta semana simulacros masivos de ataque aéreo tras las reiteradas advertencias de Pekín de represalias por la visita de Pelosi. Al mismo tiempo, las autoridades de la isla iniciaron la segunda fase del ejercicio militar anual Han Kuang con fuego real para poner a prueba la preparación de sus fuerzas en materia de defensa aérea, preservación de la capacidad de combate y capacidad de contraataque para repeler un hipotético ataque de la China continental.