El mandatario mexicano señaló que tiene «indicios» de que empresas que se dedicaron a «saquear» a México hicieron trabajo en EE.UU. para presionar y lograr la consulta bajo el T-MEC.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó este jueves que su país tiene cómo responder a la consulta sobre temas energéticos solicitada por EE.UU. en relación al acuerdo comercial T-MEC, suscrito entre las dos partes y Canadá.

«Tenemos elementos para responder. Y si se trata de una sanción de tipo político también nos vamos a defender», dijo el mandatario mexicano en su conferencia de prensa del jueves 21 de julio.

López Obrador sostuvo que la solicitud de consulta tiene que ver con un tema político, vinculado a opositores mexicanos. 

«Yo tengo indicios de que esto tiene que ver con los intereses creados, que se sienten afectados porque se dedicaban a saquear a México y como se les puso un alto, un hasta aquí, empezaron a hacer trabajo en EE.UU. y logran esto. Pero si no hay razón, nosotros no vamos a quedarnos con los brazos cruzados», dijo. 

En este sentido, López Obrador señaló el caso de Iberdrola, «la empresa eléctrica española que tiene financiamiento de fondos de EE.UU. y eran los que se sentían dueños de México».

Iberdrola fue una de las empresas trasnacionales más afectadas por la política energética impulsada por el actual gobierno mexicano, incluyendo la Ley de la Industria Eléctrica avalada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en abril pasado.

El presidente mexicano señaló que sostuvo reuniones con 19 empresas extranjeras del sector energético, de las cuales, se llegaron a acuerdos con 17 de ellas. 

«Por eso intuyo que es un asunto político. Estuve en Washington y no se trató el tema. Nos reunimos con empresarios y no se trató el tema. Al contrario, empresarios estadounidenses se comprometieron a invertir 40.000 millones de dólares en el sector energético. Y de repente esto», señaló.