Extendemos un S.O.S. desde las torres de ERON Picota ante los entes de control del Estado colombiano, ONGs defensora de los derechos humanos, personalidades políticas, intelectuales y demás interesados por el respeto al ser humano, ya que desde la semana pasada venimos pasando HAMBRE por las raciones de comidas que llegan muy tarde.

Lo anterior a raíz de haberse detectado una fuga de gas propano en las tuberías del rancho, según informaciones de la misma administración, lo que evitó una catástrofe eminente, en caso que esto hubiese explotado, puesto que el tanque que almacena el gas se encuentra del lado abajo de una de las torres.

Procedieron a cerrar el rancho indefinidamente, mientras cambian toda la tubería, la que se encuentra deteriorada completamente. Como solución, ahora nos preparan los alimentos a los cerca de tres mil internos, en el rancho del penal o Picota vieja, a sabiendas que no cuenta con la capacidad para preparar los alimentos para tal cantidad de internos.

Lo anterior ha traído como consecuencia que el desayuno llegue pasada las diez de la mañana, el almuerzo pasada las cuatro de la tarde y la cena después de siete u ocho de la noche, lo que viene generando descompensación en la población reclusa, ardores en el estómago y como si fuera poco, los enfermos que tienen dieta clínica, se les viene notando un deterioro progresivo en su salud. Las raciones de alimentación, están por debajo del peso para el consumo de una persona adulta, siempre quedando la sensación de hambre. A esto se le suma que no hay suficiente médicos ni medicamentos, el expendio no surte y lo poco que se nos venden descaradamente nos cobran dos y tres veces el impuesto del IVA, algo completamente injusto, igual pasa con la venta de asadero que ofrece los productos de mala calidad y muy pequeños.

Esto por mencionar sólo lo que corresponde a la alimentación, dejando claro que nos tienen padeciendo muchas cosas más, de tal manera que podemos decir que nos tienen en una dieta forzada, lo que se aproxima mas con unas tortura controlada por parte de la administración.

Pedimos urgentemente nos solucionen está dificil situación, antes que se siga perjudicando la salud de toda la PPL. Agradecemos a todos y todas las personas y entes interesados en la defensa de los derechos humanos y de la vida misma, nos ayuden para que intervengan pronto y se de solución de fondo a esta horrible situación.

SOMOS SERES HUMANOS PRESOS, NO ANIMALES.
Atentamente,
Presos de la cárcel Picota de Bogotá.