Con Filo / Cubadebate.- Este lunes, tras las declaraciones ofrecidas por el ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez Parrilla a la prensa nacional y extranjera, el titular concedió una entrevista al programa Con Filo, donde abordó asuntos como la migración y la exclusión de Cuba de los preparativos de la próxima Cumbre de las Américas.

Respecto a este último tópico, Rodríguez Parrilla dijo que los gobiernos de la región comienzan a preocuparse por la actitud arbitraria de la administración estadounidense, que trata de decidir quién asiste y quién no a la Cumbre de las Américas que se desarrollará en su territorio en junio próximo. Ello, junto a la exclusión de Cuba de las negociaciones de un Plan de Salud y Resiliencia de Las Américas hasta 2030 indican que esta «no es una cumbre nada democrática».

El ministro argumentó que la voz de la Isla se ha hecho escuchar en anteriores citas de este tipo, siempre desde la defensa de la paz y el respeto al derecho internacional. Por ello resulta cuestionable que el gobierno de Estados Unidos contradiga su propio discurso «democrático» cuando, en su territorio, no se atreve a debatir de forma abierta con países que piensan diferente.

En cuanto al tema migratorio, el titular informó que se está negociando una carta de gestión migratoria a espalda de los pueblos, con elementos constitutivos de una política represiva y racista, que trata de impedir la llegada de inmigrantes, a pesar de la necesidad de fuerza de trabajo en el país norteño.

«Hoy los cubanos que quieren viajar o emigrar a Estados Unidos debieran saber que el factor que está impidiendo que salgan a terceros países es la presión del gobierno norteamericano. De hecho, las decisiones que han tomado algunos gobiernos de establecer visas de tránsito y otros requisitos obedece a esas presiones. Y lo peor no es solo que establezcan requisitos, sino que están reduciendo las visas», alertó.

Rodríguez Parrilla recordó que los dos elementos fundamentales que favorecen la migración de cubanos son la Ley de Ajuste Cubano (que vende el sueño americano y fomenta la salida irregular) y la generación de condiciones adversas en la economía, mediante el recrudecimiento del bloqueo.

En el caso particular del bloqueo, reveló que los daños causados a la economía nacional por esa política en los últimos 60 años ascienden a más de un billón de dólares.