Desde el pasado 28 de marzo y hasta el próximo 30 de junio, el Banco Central de Rusia se comprometió a comprar oro a las instituciones de crédito a un precio fijo de 5.000 rublos por gramo.

La semana pasada, el Banco Central de Rusia estableció una paridad fija entre el rublo y el oro para «equilibrar la oferta y la demanda en el mercado nacional de metales preciosos». En este contexto, el organismo se comprometió desde el 28 de marzo hasta el próximo 30 de junio a comprar oro a las instituciones de crédito a un precio fijo de 5.000 rublos por gramo.

Esta medida podría tener enormes implicaciones para la moneda nacional rusa, el dólar estadounidense y el conjunto de la economía global en el caso de que Moscú adopte la decisión de vender sus materias primas en rublosafirma a RT Ronan Manly, analista de metales preciosos de BullionStar, principal distribuidor de lingotes de Singapur.

Oro como pago por materias primas

Con esta paridad fija entre el rublo y el oro y la decisión de Moscú de aceptar los pagos por el suministro de gas ruso solo en rublos, el hidrocarburo ahora también queda vinculado al oro a través del rublo, por lo que Rusia podría comenzar a aceptar oro directamente como pago por sus exportaciones de gas, lo que se podría aplicar también al petróleo o cualquier otra materia prima, indica el analista.

«El inicio del fin» de la era del petrodólar

«Lo que estamos viendo en este momento parece el nacimiento de un nuevo sistema monetario multilateral respaldado por oro y materias primas», señala Manly, apuntando que también sería «el comienzo del fin de ese sistema de 50 años» de la era del petrodólar, que «solo ha sido posible gracias al uso continuado mundial de dólares estadounidenses» para comerciar con petróleo.

«Los países gigantes del mundo con fuertes materias primas, como China y las naciones exportadoras de petróleo, ahora pueden sentir que es el momento de pasar a un nuevo sistema monetario más equitativo», sostiene.

Estabilización del rublo

Dado que el oro cotiza en dólares, la paridad entre el rublo y el oro fijó un precio mínimo para la divisa rusa en relación a la moneda de EE.UU., explica el analista. El día del anuncio del Banco Central, el rublo se cotizaba en unos 100 por dólar, pero desde entonces se ha fortalecido y se acerca a los 80 rublos por dólar.

Según Manly, la exigencia de Moscú de pagar en rublos las compras de gas ruso actuará como «estabilización y apoyo».

«Si la mayoría del sistema de comercio internacional comienza a aceptar estos rublos para acuerdos de pago de productos básicos, esto podría impulsar al rublo ruso a convertirse en una importante moneda mundial«, asevera.

Consecuencias para otras monedas

Ante la congelación de la mayoría de las reservas de divisas de Rusia, que «dejó en evidencia que los derechos de propiedad sobre las reservas de divisas en el extranjero pueden no ser respetados», y en el caso de que Moscú comience a aceptar el pago del petróleo en oro, los mayores productores de crudo y gas natural del mundo, como Irán, China, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Qatar, podrían hacer lo mismo, dice el analista.

«Si se acerca la desaparición del dólar estadounidense, todos estos países querrán que sus monedas sean beneficiarias de un nuevo orden monetario multilateral», concluye.