Solamente queda terminar el texto de este acuerdo de estímulo y evitar cualquier obstáculo de último minuto, manifestó el titular de la mayoría de la fuerza roja en la Cámara Alta, Mitch McConnell.

Más ayuda está en camino, en consulta con nuestros comités, los cuatro líderes del Senado y de la Cámara de Representantes han finalizado otro gran paquete de rescate para el pueblo estadounidense, expuso.

Dicho plan, que desencadenó largas discusiones en el Capitolio, está ligado a un proyecto de ley de gastos de 1,4 billones (millones de millones) de dólares como presupuesto del Gobierno hasta septiembre de 2021.

También, ambas cámaras determinaron la víspera ampliar un día más el presupuesto del Gobierno, que caducaba la pasada medianoche tras varias prolongaciones, para evitar el cierre de las entidades federales y disponer de tiempo adicional en aras de concretar los detalles del plan de ayuda.

Mediante las negociaciones, los demócratas buscaban mantener la capacidad de la Reserva Federal (Fed) de establecer programas de préstamos de emergencia sin la aprobación del Capitolio.

Sin embargo, el Banco Central necesitaría luz verde para reiniciar los programas existentes bajo la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por Coronavirus, promulgada en marzo pasado, después de que expiren a fines de este año.

A mediados de la última semana, los líderes de ambos partidos del Congreso establecieron los 900 mil millones de dólares para los nuevos depósitos directos a ciudadanos, los fondos a pequeñas empresas y la distribución de las vacunas contra el padecimiento, entre otras acciones.

De esa manera, la iniciativa contempla pagos de 600 dólares para las personas de una renta menor a 75 mil y el otorgamiento de 300 dólares semanales a cada desempleado, lo cual se sumará a la cantidad otorgada por los estados.

Uno de los obstáculos en la búsqueda de consenso sobre la ayuda era la propuesta de restringir, como parte del paquete, la capacidad prestataria de emergencia de la Fed.

Para los demócratas, tal opción podría limitar al futuro gobierno del presidente electo, Joe Biden, quien venció al mandatario Donald Trump en las elecciones del pasado 3 de noviembre.

Con más de 18,2 millones de casos confirmados y casi 325 mil muertes, Estados Unidos es el país de mayores afectaciones por la pandemia, precisa el sitio digital Worldometer.

jf/dsa