Bogotá, 21 oct (Prensa Latina) El Comité Nacional de Paro convocó a una huelga para hoy en Colombia, con el objetivo de defender la vida y la democracia, protestar contra la violencia y exigir la negociación del pliego nacional de emergencia.

Además, según explicó el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Diógenes Orjuela, el paro dejará clara la postura de absoluto rechazo a las masacres y asesinatos ocurridos en el país en los últimos meses, y a las represiones ejercidas por la policía.

Orjuela recalcó también que en las protestas se condenará la gestión del presidente Iván Duque y los decretos de emergencia expedidos durante la pandemia de Covid-19, el desconocimiento a las organizaciones sociales y los fallos proferidos por el sector judicial.

Entre las demandas estarán además la discusión del pliego de emergencia, que incluye 104 puntos y plantea la necesidad de una renta básica, la protección a las mujeres y sectores vulnerables, el salvamento a las pequeñas y medianas empresas y la derogatoria del decreto 1174 sobre el piso de protección social.

Apoyadas por grupos estudiantiles, organizaciones campesinas, de mujeres y comunidades afro y LGBTI, las movilizaciones serán pacíficas y democráticas y transcurrirán en un único punto de concentración en cada una de las ciudades, aclaró la CUT.

Estas coincidirán con la marcha de protesta pacífica (minga) indígena, que se encuentra concentrada en Bogotá con la idea de sostener un encuentro cara a cara con Duque, algo hasta ahora imposible por las constantes negativas del gobernante.

Los pueblos originarios reclama el fin de la violencia, la intensificación de la lucha contra la pobreza y el cumplimiento de los Acuerdos de Paz de 2016, suscritos por el Estado y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Sus líderes pretenden plantearle las reivindicaciones al presidente Duque en diálogo directo, sin mediadores, pero todo parece indicar que la reunión nunca ocurrirá, pese a las intenciones de la minga de mantenerse concentrada en la capital hasta lograr sus objetivos.

Todos estos movimientos de protesta ocurren en un momento de alta tensión para Colombia, por las cada vez más frecuentes masacres ocurridas en el país contra líderes y activistas sociales.

Además, en el tema de la Covid-19, la nación cafetera es la séptima con más contagios confirmados del planeta, solo por detrás de Estados Unidos, India, Brasil, Rusia, España y Argentina, en gran medida por la pobre respuesta del Gobierno.

tgj/yas/cvl