OSCAR H. AVELLANEDA |PACOCOL.ORG| 06 OCTUBRE 2020 

El pasado 30 septiembre, a sus 88 años, falleció Joaquín Salvador Lavado Tejón, el creador de “Mafalda” conocido mundialmente como “Quino”, quien afirmó que este personaje se había inspirado especialmente en su “abuela comunista” afirmando:

“En mi familia eran todos republicanos menos mi abuela, de modo que surgían muchas discusiones entre ella, que tenía un gran sentido del humor, y los demás” (…) “Recuerdo que por aquel entonces yo era un apasionado de la música y el cine estadounidense, pero mi abuela siempre insistía en hablarme de las matanzas en Vietnam”

Aquella niña contestataria que se animaba a hacer todo tipo de preguntas no fue su única creación, a lo largo de toda su trayectoria, el dibujante llevó a su trabajo su mirada sobre el mundo. Y, según él mismo contó, uno de los temas que siempre lo obsesionó fue “la relación entre los débiles y los poderosos”.

Hijo de inmigrantes andaluces, Quino siempre contó que en su casa se respiraba política, hablaba de sus padres socialistas y de su abuela comunista.

A la hora de definirse, Quino se reconocía a sí mismo como socialista: “El capitalismo también se va a ir al carajo. Esto no puede continuar así. Yo lo que espero es que a la larga se intente otra forma de socialismo. No igual al que ya fue, pero para mí sigue siendo el mejor sistema de gobierno”, declaró en una extensa entrevista que le dio a Mónica Maristain en el año 2004, para Página/12.

La última pregunta de la entrevista fue si “morirá siendo socialista”:
 
“Sí, por supuesto. Esa es la mejor forma de gobierno que concibo, es el mejor sistema”

Y haciendo referencia a la Unión Soviética agregó: “Apenas tuvo 70 años para expresar y es probable que estuviera mal aplicado. Si pensamos que al cristianismo le llevó tres siglos imponerse, ¿por qué no podemos pensar que el socialismo regresará y finalmente podremos vivir en un sistema más justo y más humano para todos?”.

Quino contó que lo peor que le sucedió con sus dibujos fue durante la última dictadura militar. En marzo de 1976 decidió autoexiliarse y, meses más tarde, se produjo la llamada “Masacre de San Patricio”, en la que cinco religiosos fueron acribillados en una iglesia en el barrio de Belgrano, en Buenos Aires. El grupo militar que los asesinó colocó al lado de uno de los cadáveres una de las viñetas más conocidas de Mafalda, en la que señala al bastón de un policía y afirma: “¿Ven? Este es el palito de abollar ideologías”.

Quino no permitió que se utilizaran las imágenes de sus personajes para ningún tipo de mensaje comercial. Incluso, llegó a contar que rechazó un ofrecimiento de Shell, que quería imprimir libros de Mafalda para entregar en las estaciones de servicio o de la marca de caldos Maggi, que intentó negociar los derechos. “¿Cómo un personaje que vive despotricando contra las multinacionales se va a quemar de esa manera?”, dijo sobre su rechazo.

En el  Semanario Voz Adriana Mosquera ha hecho emotiva referencia al legado feminista de Quino:

“Muchas crecimos leyendo a Mafalda, divirtiéndonos con una niña rechonchita que lo mismo pegaba un grito pidiendo libertad, que hacía preguntas incómodas desde la más absoluta inocencia, preguntas que siempre llevaban una pequeña dosis de veneno, que cuestionaban el sistema, que dejaban ver el total inconformismo de nuestra cabezona protagonista por cómo funcionaba el planeta en general”

“Muchas, sin darnos cuenta, interiorizamos el mensaje: las niñas no solamente estamos para hablar de flores y mariposas o para sufrir por los niños” (…) “las niñas podemos hablar, podemos opinar, podemos cuestionar, somos parte activa de la sociedad y podemos transformarla”

“Quino, puso a hacer todas esas peripecias a su hija Mafalda en un momento en el que sólo opinaban los hombres, las mujeres caricaturistas eran casi una curiosidad y el feminismo estaba despegando en América Latina, Quino se puso en los zapatos de una  pequeña mujer; su tira podría haber estado protagonizada por Manolito o por Felipe, todos sus personajes eran igual de potentes, pero  él tomó la buena decisión de elegir a Mafalda” (…)

“El sabía que el mundo era injusto con las mujeres y quiso equilibrar la balanza, y dotó a Mafalda de sensatez y de inteligencia” (…)

“Pero su mensaje es tan potente que sigue vigente y seguirá por muchos años, es más, me atrevería a decir que muchos todavía no lo han entendido. Quino empoderó a las mujeres, nos dio voz, nos convirtió en heroínas y protagonistas de todos los temas posibles: política, religión, planeta, ecología, igualdad, actualidad, hambre en el mundo, educación, televisión, corrupción, medios de comunicación y mil temas más” (…)

“Hoy más que nunca la libertad es un personaje chiquitico y la democracia una tortuga” (…)

“Hoy vemos al mundo en obras como ella lo veía, hoy sufrimos porque tenemos que tragar entera esta sopa que nos dan de noticias, injusticias y desigualdades” (…)

A mediados del 2018 se viralizó en redes una imagen de Mafalda con un pañuelo azul. Quino escribió entonces un comunicado:

“Se han difundido imágenes de Mafalda con el pañuelo azul que simboliza la oposición a la ley de interrupción voluntaria del embarazo. No la he autorizado, no refleja mi posición y solicito sea removida. Siempre he acompañado las causas de derechos humanos en general, y la de los derechos humanos de las mujeres en particular, a quienes les deseo suerte en sus reivindicaciones”.

Desde La Habana, la Casa de las Américas manifestó que lamentaba profundamente la muerte del destacado artista gráfico, destacando que “su peculiar visión crítica del mundo será útil por siempre”

Prensa Latina agregó que Mafalda “trasciende generaciones porque aborda temas que superan la barrera del tiempo”.

La fachada del Centro Cultural Néstor Kirchner fue iluminada con un gigantesco “Gracias Quino”, acompañado de su querida niña Mafalda y sus amigos.  

La vicepresidenta Argentina, Cristina Fernández, al expresar sus condolencias recordó que bajo su presidencia, se incluyó su obra Mafalda en el Plan Nacional de Lectura.

Rememoró aquel emocionante momento cuando en 2014, en un acto por el cumpleaños 50 de Mafalda, en el que estuvo presente Quino, se entregaron 29.000 colecciones y un total de 311.000 libros de forma gratuita a todas las escuelas. “Comparto el video con Quino emocionado y agradecido. Caricia al alma”, escribió en twitter.

El presidente argentino, Alberto Fernández, se unió a los múltiples mensajes de dolor por la muerte del gran dibujante, a quien consideró uno de los más grandes:

“Se nos fue Quino, uno de los artistas más grandes de la historia de nuestro país. Nos hizo reír, nos hizo pensar y nos convocó siempre a reflexionar”

La obra de Quino ha sido valorada respetada y admirada en el mundo entero, expresando por ello muestras de cariño y amor a quien con su pincel agudo legó para siempre profundas reflexiones que permanecen hoy más vigentes que nunca a través de su niña traviesa.

Como destaca Germán Ávila: “La cantidad de referencias hechas hacia Quino con ocasión de su fallecimiento son impresionantes. Hasta Paloma Valencia en un arrebato de impostado intelectualismo lamentó la muerte del caricaturista. Por lo menos María Fernanda Cabal fue sincera y tras la muerte de Gabo, se apresuró a asignarle una silla junto a Fidel Castro en algún pailón del infierno”

Con información de cronica.com.mx, noticias.perfil.com, prensa-latina.cu y el semanariovoz.com