México, 28 sep (Prensa Latina) El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró hoy que la investigación y castigo a los culpables de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa transcurrirá sin impunidad ni privilegios.

En su conferencia de prensa matutina en el Palacio Nacional, el mandatario respondió a una pregunta que no se protegerá a nadie, en tanto consideró que investigar y enjuiciar a miembros del ejército o de cualquier otra institución no las debilita sino por el contrario las fortalece.

Dijo desconocer la razón que llevó al gobierno de Enrique Peña Nieto a ocultar los hechos, a fabricar la llamada verdad histórica que no fue ni lo uno ni lo otro, a no actuar con transparencia siendo un absurdo querer tapar las cosas.

Aseguró que la justicia tarda pero llega, y en este caso de Ayotzinapa no habrá impunidad para nadie siempre y cuando se demuestre que son responsables de los hechos y no habrá juicio sumario ni linchamiento político hasta tanto se confirme con pruebas la culpabilidad de cualquiera en el caso.

Reiteró que hay voluntad para conocer la verdad y castigar a los culpables, así se lo ofrecimos a los familiares y al pueblo de México y así lo estamos haciendo.

López Obrador destacó la actitud del fiscal general Alejandro Gertz Manero, quien lanzó una acusación muy firme contra el inventor de la verdad histórica, el exsecretario de seguridad Tomás Zenón, el cual huyó del país a Canadá y luego a Israel, y sobre quien pesa una orden de captura con fines de extradición.

Gertz Manero dijo en el sexto aniversario de la desaparición de los jóvenes que el gobierno federal bajo Peña Nieto es el principal autor de la mentira llamada verdad histórica, basada en torturas e inmoralidades con el objetivo de ocultar la realidad.

El fiscal afirmó que los delitos de esos individuos no se hicieron gratuitamente. Zenón se robó más de mil millones de pesos (cerca de 50 millones de dólares) del presupuesto que sustrajo con varios cómplices, de manera fraudulenta, y el gobierno puso a 50 agentes y todo su aparato administrativo para cuidarlo.

López Obrador reveló que hoy en la mañana se trató el caso de nuevo en la junta de seguridad a fin de conceder a los detenidos la condición de testigos protegidos para que hablen y rompan el pacto de silencio que se estableció de común acuerdo entre autores y gobierno.

mem/lma