UNIÓN PATRIÓTICA BOGOTÁ  17 SEPTIEMBRE 2020 

Tras el asesinato de Javier Ordóñez en el CAI de Villa Luz en la localidad de Engativá, a causa del uso indiscriminado de la fuerza de la Policía Nacional, se ha desatado un brote de descontento social, el cual, se ha manifestado a través de concentraciones alrededor de los CAI’s en distintos sectores de la ciudad y del país, la quema de algunos de ellos y las movilizaciones sostenidas en los barrios de cada una de las localidades de la ciudad, así como la tomas culturales a los Comandos que fueron desocupados.

Dichas manifestaciones se vienen presentando en medio de la crisis civilizatoria, en la que se ha puesto en cuestionamiento incluso el ejercicio democrático en el país, más aún, cuando el presidente Iván Duque junto con el Ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, se saltan la gobernabilidad de la Alcaldesa de Bogotá, para presuntamente, dar la orden de disparar de manera indiscriminada, en medio de las movilizaciones, dejando un saldo de más de 10 muertos y cientos de heridos en la ciudad en siete noches.

Articulado a lo anterior, se exacerba la persecución política hacia los movimientos sociales y partidos políticos, impulsado desde los medios masivos de comunicación y de las investigaciones de la Policía en las que se hace señalamientos a diversas organizaciones sociales y procesos sociales y comunitarios, arguyendo que es desde allí, desde donde se está llevando a cabo la orientación de acciones “vandálicas”.

Ello pone en riesgo la vida de los líderes y lideresas sociales quienes han sido blanco de amenazas por organismos al margen de la ley como las Águilas Negras, además de hostigamientos agenciados por la Policía Nacional.

En ese contexto, se presentan los siguientes hechos denunciados por la edilesa Alejandra Rodríguez:

– El miércoles 09 de septiembre se realiza vía redes sociales la denuncia de los abusos cometidos por la policía en el CAI de Arborizadora Alta, contra uno de los manifestantes, líder social de la localidad, maestro, quien fue golpeado hasta tumbarle cuatro de sus dientes. Esta denuncia se hace por medio de videos que son tomados en la zona en las redes sociales de la edilesa Alejandra Rodríguez, fan page de facebook y twitter.

– El jueves 10 de septiembre en sesión plenaria de la JAL de Ciudad Bolívar se manifiesta públicamente la preocupación frente a la situación de orden público que afecta a la ciudad, y se presenta nuevamente la denuncia pública frente a la violación de Derechos Humanos acaecida la noche anterior en el CAI de Arborizadora Alta, además, se solicita convocar al Coronel Vega, encargado de la Policía en la localidad de Ciudad Bolívar, para dar explicaciones sobre lo acontecido en dicho CAI y las medidas e investigaciones que está llevando a cabo esta institución para establecer las sanciones correspondientes.

– Ese mismo jueves 10 de septiembre en horas de la noche, se convoca una movilización cerca al CAI del Perdomo, allí confluyó la edilesa Alejandra con otros dos ediles, para verificar la situación de Derechos Humanos que se estaba presentando con los retenidos y retenidas en el CAI del Perdomo, en donde se hizo presencia hasta casi la 1 de la mañana, hasta que se liberaron a las personas dentro del CAI.

En ese proceso se solicita encender la luz del CAI para verificar el procedimiento, ante lo que se presentó la negativa del Comandante Miguel Jara quien manifiesta que no podemos “venir a darle órdenes en su CAI”, luego de insistir con las familias de los detenidos para verificar su estado y tras la orden del Coronel Vega de atender a los ediles, se comienza el procedimiento para dejar ir a las personas retenidas.

Allí fue posible verificar que habían sido sometidos a violencia psicológica y física, varios de ellos fueron agredidos en repetidas ocasiones con las armas Taser y con otros elementos como tubos o piedras. Durante el procedimiento se presenta el Mayor Acosta quien solicita dialogar con nosotros (los ediles) para explicarnos la situación y mostrarnos los destrozos en la vía, mientras se lleva a cabo esa charla somos grabados por dos oficiales, cuando se le pregunta al Mayor sobre el uso de esos videos, plantea que es para su registro y manejo personal.

– El viernes 11 de septiembre, se acude a la actividad denominada “Noche Sin Miedo” que había sido programada como punto de inicio en el CAI de Vista Hermosa, se llega al punto de encuentro alrededor de las 18:30, pero ya no se encontraban los y las jóvenes que participarían del espacio porque había presencia de muchos agentes de la policía y el ESMAD, por lo que deciden desplazarse hacia la plazoleta del Sapo en el Barrio Juan Pablo II. Se arriba a la plazoleta hacia las 19:00, en el transcurso de las actividades hace presencia una patrulla de la policía quien pregunta a la comunidad por el carácter de la actividad, luego se retiran de allí.

Hacia las 19:30 comienzo a recibir llamadas anónimas de números telefónicos que al regresar la llamada quedan fuera de servicio, no se encuentran registrados, o tienen un número de más, cifrando la llamada. Hacia las 20:30 hace presencia la Defensoría del Pueblo quienes acuden a verificar la situación de vulneración de DDHH.

En la localidad, allí conversamos con ellos sobre las problemáticas de los y las jóvenes en el territorio, en el transcurso de esa conversación, hacia las 21:00 llegan alrededor de 6 motorizados a la plazoleta, rodeándola, ante ese hostigamiento la Defensoría decide dialogar con los Policías y allí es posible determinar que el Teniente del CAI la Joya es quien comanda el operativo, quien se encuentra sin identificación y en un territorio que no es de su jurisdicción. La Defensoría le recuerda la necesidad de su identificación, allí deciden retirarse del lugar.

– Luego de este suceso se definió con la Defensoría y con otro edil acudir a uno de los CAI para hacer la verificación de la situación, resolviendo ir al CAI de San Francisco porque allí se habían presentado enfrentamientos con la fuerza pública desde las 17:00, en este proceso se estuvo hasta alrededor de la 1:00 de la mañana retomando las denuncias de las personas retenidas.

– El sábado 12 de septiembre a las 10:00 vuelvo a recibir una llamada de un teléfono desconocido quién al contestar, cuelga, devuelvo la llamada y  nuevamente me indica que ese número no se encuentra registrado.

– Durante estos tres días el Capitán Ramírez hizo seguimiento de los estados que se publicaban por Whatsapp.

– A partir del martes 8 de septiembre se ha presentado interferencia en las llamadas, hay ruidos inusuales, se caen las llamadas, entre otras irregularidades.

Informamos públicamente a las entidades estatales encargadas de la protección de los Derechos Humanos, ONG nacionales e internacionales que trabajan en la defensa de líderes sociales, que nuestra compañera Alejandra Rodríguez, Edilesa de la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá, por el partido Colombia Humana Unión Patriótica, desde el viernes 11 de septiembre del año en curso ha recibido llamadas anónimas de números telefónicos que al regresar la llamada quedan fuera de servicio, contactos con números cifrados, caída de llamadas, interferencia y ruidos inusuales en las comunicaciones entre otras irregularidades.

La anterior situación se presenta justo en el marco del acompañamiento a organizaciones juveniles de la localidad que han hecho protestas pacíficas, contra el abuso policial en los barrios Juan Pablo II, Perdomo y San Francisco entre otros, en donde se ha denunciado a la Defensoría del Pueblo las rondas de Policía en las actividades con motorizados y la presencia del teniente del CAI de la Joya, sin identificación, encabezando estos operativos de vigilancia, situación que llamó la atención de la misma Defensoría y que a todas luces es irregular e ilegal.

Así mismo, se ha trabajado por visibilizar a los líderes sociales y jóvenes que fueron golpeados y torturados por la Policía como el caso del profesor Wilder Andrey entre otras situaciones locales.

Nos parece importante, que, en este contexto de persecución legal e ilegal de líderes sociales, cualquier situación que pueda amenazar su vida e integridad deben ser visibilizadas y denunciadas.

Finalmente, llamamos la atención sobre la cacería de brujas judicial que existe en el distrito sobre organizaciones sociales y líderes, pretendiendo colocarles como responsables de disturbios y daños, sin criterio o prueba alguna.

La ciudad necesita de la movilización social con garantías, para ejercer el DERECHO A LA PROTESTA sin ningún tipo de presión o señalamiento.

Unión Patriótica Bogotá

16 de septiembre de 2020