Washington, 14 sep (Prensa Latina) Existen más de 12 investigaciones en curso contra el presidente Donald Trump y sus asociados en Estados Unidos que lo pueden llevar a juicio, informa hoy el  New York Magazine.
Un artículo de Jeff Wise valora diferentes aspectos que pudieran afectar al mandatario y señala que el caso criminal contra él ya está en marcha y podría ir a juicio antes de lo que piensa.

Hasta ahora ningún gobernante en el país enfrentó tiempo en prisión, pero si Trump pierde las elecciones de noviembre, perderá no sólo la presunta inmunidad de un presidente en ejercicio, sino también las palancas de poder que coopta agresivamente para su propia protección, indica el sitio.

Puede parecer improbable que acabe en un tribunal penal ya que su vida entera, después de todo, es un largo testamento del poder de salirse con la suya, una clase magistral de criminalidad sin consecuencias, incluso antes de que añadiera la presidencia y todos sus privilegios a su arsenal de defensas, plantea el analista.

Pero a pesar de todas sus ventajas y de todos sus facilitadores, incluyendo a los leales en el Departamento de Justicia y en la judicatura federal, Trump se enfrenta ahora a un nivel de riesgo legal como ningún otro en su notorio pasado.

Según expertos citados una vez que deje el cargo hay buenas razones para pensar que enfrentará cargos criminales. ‘Se va a dirigir hacia el enjuiciamiento, y el litigio va a ser feroz’, dice Bennett Gershman, profesor de derecho constitucional en la Escuela de Derecho Pace.

Aquí, según los expertos legales, es cómo Trump podría convertirse en el primer ex presidente en la historia estadounidense en encontrarse en un juicio – y tal vez incluso entre rejas.

Sin embargo, son escasas las posibilidades de que se vista de naranja por acciones mientras fue presidente.

Pero las leyes estatales no están sujetas a indultos presidenciales, y cubren una gran cantidad de crímenes más allá de los cometidos en la Casa Blanca.

Según analistas, son las leyes estatales, y en este caso el fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance Jr., los que probablemente lleven al mandatario a un juicio.

Lo que Vance investiga, de acuerdo con los archivos del tribunal, es evidencia de ‘una extensa y prolongada conducta criminal en la Organización Trump’, que potencialmente involucra fraude bancario, fraude fiscal y fraude de seguros, puntualiza NYMagazine.

El New York Times detalló cómo el presidente y su familia falsificó durante mucho tiempo los registros para evitar los impuestos, y durante el testimonio ante el Congreso en 2019, su abogado, Michael Cohen, declaró que este infló el valor de sus activos para obtener un préstamo bancario.

Lo más importante es que todos estos supuestos delitos ocurrieron antes de que el magnate neoyorquino asumiera el cargo por lo que Vance es libre de ir tras él no como un presidente corrupto, sino como un vulgar delincuente que resultó elegido presidente.

Una vez que Vance reciba las declaraciones de impuestos podría estar listo para acusar a Trump ya en el segundo trimestre de 2021.

mem/lb