ELSON CONCEPCIÓN PÉREZ 21 AGOSTO 2020


En medio de tantas noticias desagradables sobre lo que ocurre en Ecuador, debido, fundamentalmente, al mal manejo de la pandemia de la COVID-19 por parte del gobierno de Lenín Moreno, este martes se hizo público un anuncio que puede devolver la esperanza a la nación del centro del mundo.

Hoy, el abandono sanitario, la privatización de importantes recursos, la ruptura con instituciones unitarias de América Latina, y el apego incondicional a lo que diga Washington, han conducido a Ecuador por un camino tortuoso que requiere de un gran compromiso para regresarlo a abrir nuevamente las puertas de la soberanía, el desarrollo económico y social y el apoyo popular que caracterizaron los años de gobierno de la Revolución Ciudadana.

Este 18 de agosto Andrés Arauz aspirando a presidente y Rafael Correa a la vicepresidencia, inscribieron su candidatura por la coalición Unión por la Esperanza (UNES) para las elecciones del 7 de febrero de 2021.

«Aquí estamos pese a todos los inmorales obstáculos para impedirnos participar», señaló Correa, que no puede regresar al país por falsas acusaciones que pesan sobre él (incluso han pedido hasta ocho años de prisión), en una componenda para alejarlo de la posibilidad de ocupar nuevamente parte de las riendas de la nación.

La defensa del expresidente ecuatoriano presentó el pasado 7 de agosto un recurso de casación ante la Corte Nacional de Justicia, contra dicha condena.

Se espera que su candidatura a la vicepresidencia bloquee automáticamente el proceso judicial de manera temporal, dado que los candidatos electorales disponen de inmunidad durante el proceso, por lo que no habría tiempo para una condena firme.

A su compañero de fórmula y aspirante a la presidencia, Ándrés Arauz, lo describió como uno de los jóvenes más brillantes que conoce, parte de las nuevas generaciones, integrado al gobierno de la Revolución Ciudadana desde los 22 años.

Sobre este joven, el diario ecuatoriano El Comercio destaca que con solo 35 años es experto en economía pública, se desempeñó como titular de Cultura al término del último mandato de Correa y en estos momentos se encuentra en la Universidad Nacional Autónoma de México completando un doctorado en Sistemas Internacionales de Pago.

De todas formas, el binomio comprometido con esta «vuelta a la esperanza» en Ecuador, debe tener muy presentes los similares guiones elaborados en Estados Unidos y aplicados por las fuerzas de derecha, con el auspicio de la OEA en varios países de la región, cuyo único fin es el de despojar del poder a los gobiernos populares y democráticos que se empeñan en el desarrollo de sus pueblos.

19 de agosto de 2020

Tomado de granma.cu