Madrid, 8 ago (Prensa Latina) El Parlamento de Cataluña aprobó una serie de iniciativas contra la Monarquía en un nuevo desafío al modelo de Estado en España, tras los escándalos de corrupción que salpican al rey emérito Juan Carlos I.
Toda la prensa española se hizo eco hoy de las resoluciones adoptadas a última hora del viernes por la mayoría separatista en la cámara legislativa de esa comunidad autónoma (región) del noreste del país.

Las fuerzas secesionistas dieron dio luz verde a varias disposiciones que declaran que ‘Cataluña es republicana y, por tanto, no reconoce ni quiere tener ningún rey’.

Las votaciones de las propuestas de resolución de los grupos parlamentarios pusieron fin a un maratoniano pleno extraordinario, solicitado por el presidente de la Generalitat (Gobierno catalán), Quim Torra, para abordar la ‘crisis abierta por la Monarquía’.

Según el texto, ‘el linaje de los Borbones ha sido una calamidad histórica para Cataluña’ y constata el fracaso y la crisis definitiva del pacto constitucional de 1978.

Además, denuncia que el padre del actual monarca Felipe VI aceptó la sucesión del dictador Francisco Franco jurando fidelidad a los principios de su régimen, por lo que la Corona española es la ‘continuación del régimen anterior’, enfatiza.

También reprocha la ‘huida consentida del rey Juan Carlos para evadir la acción de la Justicia’ y habla de ‘monarquía delincuente’ y de ‘democracia intervenida por el poder judicial’.

Para la cámara regional, ‘el único camino para superar este régimen monárquico es constituir efectivamente la república catalana’, conforme a la voluntad expresada en 2017 por el pueblo de Cataluña y su Parlamento, con la declaración unilateral de independencia.

Cinco días después de abandonar España cercado por un aluvión de acusaciones de corrupción en su contra, el paradero de Juan Carlos de Borbón sigue siendo hoy foco de múltiples conjeturas ante la falta de una declaración oficial.

Según publicó la víspera el periódico conservador ABC, el otrora jefe del Estado se encuentra en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) desde el pasado lunes, el mismo día en que la Casa Real informó de su decisión de trasladarse a vivir fuera del país.

La justicia de Suiza y España indagan el origen de 100 millones de dólares que habría recibido el padre de Felipe VI por el presunto cobro de comisiones en la adjudicación a empresas de esta nación ibérica del tren de alta velocidad en Arabia Saudita.

En junio último, el Tribunal Supremo abrió una pesquisa sobre la participación del soberano emérito en ese multimillonario contrato ferroviario y sus posibles delitos, aunque solo los cometidos a partir de 2014 cuando perdió su inmunidad con la abdicación.

Aunque su presunta fortuna opaca en cuentas secretas en Suiza es investigada tanto en el país helvético como aquí, el exmonarca no es objeto de ninguna causa y su abogado aseguró que se pondrá a disposición de la justicia si es requerido.

ga/edu