Por Roberto García Hernández La Habana, 20 jun (Prensa Latina) Al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se le complicó la situación en el país durante las últimas semanas, en momentos en que, según su opinión -disputada por algunos expertos- la economía y otros factores marchaban a pedir de boca.


Periodistas, blanco de la policía en protestas de EE.UU. (OVER)

Las más recientes manifestaciones contra el racismo y la consiguiente represión vinieron a ponerle la tapa al pomo a los problemas que azotan al mandatario norteamericano y su equipo de Gobierno.

Todavía, casi un mes después del asesinato del afroamericano George Floyd por la policía de Minneapolis el 25 de mayo, se mantienen las protestas masivas en Washington D.C., así como en numerosas urbes del país y de diversas partes del mundo.

El uso desmesurado de la violencia contra los manifestantes en la capital y ciudades como Atlanta (Georgia) y Palmdale (California), y la movilización de miles de efectivos de la Guardia Nacional con fines represivos en diversos estados marcaron la agenda del gobernante en las últimas semanas y constituyen una amenaza a sus esperanzas de reelección en los comicios del próximo 3 de noviembre.

Todo esto tiene lugar en medio de la Covid-19, enfermedad en la que Estados Unidos presenta números rojos, con más de dos millones de personas contagiadas y cerca de 119 mil fallecidas, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Pese a ello, la nación se aventura a la reapertura económica. Sin embargo, el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, advirtió al Congreso que la recuperación total de la economía dependerá del nivel de control que se tenga sobre la el nuevo coronavirus.

Mientras el público no crea que la pandemia puede ser contenida, es improbable una mejoría en la esfera productiva y de servicios, acotó.

En este contexto, los índices de aceptación de Trump entre los ciudadanos siguen una curva descendente. Según el sitio digital RealClearPolitics, en el período del 2 al 15 de junio el promedio de aprobación del gobernante fue de 42,4 por ciento, mientras el rechazo es del 55,3.

El candidato demócrata que enfrentará a Trump en dichos comicios, el exvicepresidente Joe Biden, tiene actualmente el apoyo del 49,8 por ciento de los potenciales votantes, una ventaja de unos ocho puntos respecto al mandatario, de acuerdo con dicho portal digital. Sin embargo, estos parámetros pueden cambiar en los próximos meses.

Aunque todavía es temprano para emitir pronósticos definitivos, lo cierto es que la combinación de una política errada del presidente en el enfrentamiento a la Covid-19 y su impacto en la economía, así como el rechazo a la brutalidad policial y las incongruencias propias de Trump conforman una situación notoriamente desfavorable para el gobernante y sus aspiraciones de permanecer otros cuatro años al frente de la Casa Blanca.

mem/car/rgh

(Tomado de Orbe)