Beijing, 17 may (Prensa Latina) La ciudad china de Jilin suspendió hoy los servicios en clínicas privadas y los ambulatorios para concentrar en hospitales designados a pacientes con fiebre y sospechosos de Covid-19, con lo cual endureció la vigilancia ante nuevos casos.

La urbe -la segunda más importante de la provincia homónima (noreste)- dio este paso porque tiene seis enfermos de la enfermedad que se derivaron del foco infeccioso surgido la semana anterior en la vecina Shulan.

Además, este domingo elevó el nivel de emergencia máxima en su distrito de Fengman por la detección de otros tres pacientes.

Autoridades locales inspeccionarán las instituciones de salud para asegurarse que cumplan con la ordenanza temporal y realizarán pruebas de ácido nucleido a quienes planeen desplazarse hacia otras regiones como medida de prevención sanitaria.

Un equipo del Gobierno central de China supervisa desde ayer la situación en la ciudad de Jilin y demandó máximos esfuerzos para cubrir lagunas que conlleven a un rebrote masivo de la Covid-19.

Mientras, Shulan es la única zona del país bajo máxima emergencia epidemiológica porque un foco familiar causó al menos 29 infectados autóctonos de la peligrosa dolencia.

Más de ocho mil personas están bajo observación médica allí, luego que la urbe reinstaló la cuarentena masiva, cerró el acceso a todas sus comunidades residenciales y villas, además de suspender las operaciones de los centros públicos, las clases en las escuelas, el transporte y el servicio ferroviario.

Sus autoridades pesquisan a toda la población y rastrearán a quienes tuvieron relación con los pacientes. Por otro lado, Wuhan sigue adelante con las pruebas a toda su población tras confirmarse seis enfermos y una docena de pacientes asintomáticos a diario desde principios de este mes.

El chequeo se extenderá hasta el miércoles y comenzó por las zonas más pobladas y con mayor movilidad.

Los casos autóctonos de Wuhan surgieron de individuos asintomáticos y en una misma comunidad del distrito de Dongxihu.

Cifras oficiales constatan que la Covid-19 dejó en China al menos cuatro mil 645 muertos, 515 casos asintomáticos y 84 mil 484 confirmados, de ellos mil 700 son mayormente compatriotas retornados desde el extranjero.

agp/ymr