COMITÉ EJECUTIVO UP (*) 

DERROTEMOS LA PANDEMIA DEL HAMBRE, LA POBREZA Y LA ANTIDEMOCRACIA RENTA BÁSICA UNIVERSAL Y PLAN DE EMERGENCIA SOCIAL EN DEFENSA DE LA VIDA.

Apreciadas compañeras y compañeros:
 
En primer lugar, transmitimos a todas y todos los afiliados, amigos, familiares y simpatizantes de la Unión Patriótica un mensaje de solidaridad, resistencia y compromiso en estos difíciles momentos por los cuales atraviesa la humanidad.

El Comité Ejecutivo Nacional ha considerado pertinente compartir mediante esta circular las opiniones, criterios y orientaciones principales con las cuales, en el marco de las definiciones trazadas en la pasada Junta Nacional, nos proponemos mantener la presencia y la iniciativa política, en unidad con otros sectores alternativos, ante las nuevas circunstancias que se presentan a nivel internacional y nacional.

1. Una pandemia que desnuda la crisis del modelo de dominación capitalista.
Asumimos como acertados los análisis que caracterizan la crisis global desatada por la epidemia del coronavirus Covid – 19 en un contexto más amplio de crisis del modelo neoliberal expresión del sistema capitalista de acumulación, develando, una vez más, su real naturaleza expoliadora e inhumana.

Los desarrollos de esta crisis de salubridad que no cuenta aún con una vacuna disponible agudizaran la ya existente crisis económica, social y política a nivel global y representa nuevas e inciertas batallas para los trabajadores y sectores populares que es pertinente advertir, en el marco de renovadas disputas geopolíticas que reflejan, entre otros análisis, el declive como potencia hegemónica de los EE. UU. y el ascenso de China como un referente de poder global cada vez más importante.

La privatización de los sistemas de salud, la precarización laboral de los trabajadores, la hambruna y la pobreza en la que viven ya miles de millones de seres humanos en los 5 continentes, agudiza las muertes, la marginalidad social, y el surgimiento de nuevas guerras, intervenciones y dominaciones a los pueblos por parte del imperialismo, las oligarquías y las élites económicas y sus gobiernos ultraconservadores, que tratan por distintos medios de salvar no solo sus actuales privilegios, sino también, donde sea posible, sacar el máximo provecho de la situación para elevar sus ganancias y beneficios. La denuncia y la solidaridad entre los pueblos hermanos adquieren especial relevancia, sobre todo el rechazo a las agresiones crecientes contra Cuba, Venezuela y Nicaragua, en contravía a los derechos de soberanía y autodeterminación.

La disputa por una salida democrática a esta crisis global y sistémica que coloque al centro los derechos del ser humano y su dignidad, la preservación del medio ambiente, y un cambio radical en la forma de vivir y organizar la sociedad en su conjunto, es hoy más que en ningún otro momento de la historia reciente, la batalla que hay que enfrentar con la fuerza de las ideas, la unidad y la praxis cotidiana. Para ello, es muy valioso mantener y ampliar entre nuestros afiliados y amigos espacios de estudio, reflexión y debate que alimenten la argumentación crítica y propositiva obligatoria para ejercer con audacia y creatividad la acción política y organizativa de la UP junto a los trabajadores y el pueblo en general.

2. La elitista y autoritaria respuesta estatal.
A la fecha el cúmulo de medidas jurídicas y políticas adoptadas por los gobiernos nacional, departamentales, distritales y municipales en el marco de la emergencia económica han sido desbordadas por las necesidades estructurales que quedan al desnudo día a día en las protestas que realizan trabajadores de la salud, sectores populares, jóvenes, campesinos, artistas y desempleados en general contra el hambre, la marginalidad y la violencia.  Es inaceptable que persistan los asesinatos de líderes sociales y se trate por parte de la ultraderecha de aprovechar la crisis para profundizar el incumplimiento del Estado con el acuerdo de paz.

Décadas de neoliberalismo, guerra y antidemocracia hacen más difícil enfrentar una amenaza de salud pública como la actual. La maraña de decretos, resoluciones, directivas y circulares que superan fácilmente 200 medidas con fuerza de ley y desarrollos reglamentarios en todos los sectores no logran esconder su orientación principal: Atender la crisis con un criterio antidemocrático, clientelista, represivo, insuficiente, que privilegia los intereses de la elite empresarial, especialmente financiera, y a los tradicionales sectores terratenientes, en desventaja de los trabajadores y el pueblo. Identificar y denunciar los aspectos lesivos de todo este andamiaje es una labor permanente a cumplir en todos los territorios y sectores del país donde nos encontremos.

La ya limitada democracia restringida no puede ser encerrada en cuarentena. Todos los controles políticos y sociales deben activarse. Por ende, nos hemos pronunciado a favor del funcionamiento pleno del Congreso y todas las corporaciones públicas, la justicia, los órganos de control y el respeto a las libertades democráticas, la protesta y el derecho a la vida, la paz y a la participación social y política.

3. Nuestras propuestas.
Como UP nos orientamos por una perspectiva que promueva en lo inmediato y en lo estratégico soluciones de fondo a la crisis sistémica que padece la humanidad, y por ende la sociedad colombiana. Hacia los congresos partidarios y los encuentros unitarios necesitamos desarrollar con mayor elaboración un programa de cambio económico, político, social y cultural que supere las estructuras de dominación vigente con énfasis en un nuevo modelo económico para la vida, la defensa del agua y los recursos naturales, la paz, la democracia, las libertades y la construcción de relaciones sociales que superen el individualismo consumista, y ayuden a recuperar y construir nuevos valores ligados a la solidaridad y el bien común.

En lo inmediato, respaldamos la exigencia de un plan de emergencia social nacional que incorpore por lo menos las siguientes medidas:

1. Renta Básica Universal de carácter temporal igual a un salario mínimo para todas las familias colombianas, para una cuarentena sin hambre.

2. Nacionalización del Sistema de Salud y giro directo de los recursos del Fondo para la Emergencia (FOME) a hospitales y clínicas. Dotación de todos los elementos de bioseguridad al personal sanitario del país.

3. Pago por parte de las EPS de los cerca de 9 billones de pesos que les adeuda a las Clínicas y Hospitales.

4. Nacionalización de los Servicios Públicos Domiciliarios (Agua, Gas, Energía y Telecomunicaciones) que aseguren un consumo mínimo vital de estos servicios a cargo del Estado.

5. Compra Estatal de las cosechas agrícolas en especial del campesinado y promoción de los mercados campesinos que eviten la intermediación.

6. Eximir de pago de matrículas a estudiantes universitarios de bajos recursos, condonación y renegociación de créditos en el ICETEX. Mínimo vital de datos para estudiantes de todos los niveles y acceso a equipos de computación.

7. Plan de emergencia carcelaria que respete los derechos a la vida, la salud y el trato digno a los reclusos, incluyendo medidas de excarcelación con prioridad a la población más vulnerable.

8. El apoyo a las MIPYMES con crédito a 5 años, tasa real del 0% (solo pago del IPC), plazos muertos de 1-2 años y con posibilidades de condonación de parte de la deuda si preservan el empleo.

9. La financiación de este plan de emergencia social nacional se hará con los siguientes recursos:

a) Impuesto transitorio a las grandes fortunas, sobre el cálculo de ingresos de 2019, como base de una reforma tributaria estructural que grave el gran patrimonio, el capital parasitario y especulativo.

b) Declaración de la Moratoria de la Deuda Externa Pública hasta el 2021 y adelantar los procesos de renegociación ó condonación.

c) Re direccionamiento de rubros del Presupuesto General de la Nación (PGN) a la atención de la población, acordado con el Congreso de la República.

d) En última instancia el Estado debe recurrir a un préstamo extraordinario del Banco de la República pagadero a 10 ó 20 años y la repatriación de parte de las reservas internacionales que administra la banca central.

– Para informar de diversos temas del orden político, entre ellos del proceso hacia la constitución de un Frente Amplio, así como de otras tareas de la coyuntura, la labor legislativa, y la lucha social se realizará una reunión nacional de la Junta Patriótica el próximo jueves 30 de abril en las horas de la mañana.

4. Algunas tareas.
Finalmente, llamamos a todos los Upecistas del país a elevar el compromiso, el estudio y la disciplina individual y colectiva necesaria para enfrentar las turbulencias de diversa índole que marcan los nuevos tiempos. Seguiremos orientándonos por las premisas fundamentales ya definidas democráticamente por nuestro anterior Congreso y Juntas nacionales, y las actualizaciones que periódicamente vayamos realizando.

 – Como espacios de información, reflexión y propuestas frente a la coyuntura se seguirán realizando desde lo nacional los foros virtuales en alianza con el Semanario Voz y el Partido Comunista, así mismo apoyamos otras convocatorias similares organizadas a nivel nacional o regional por organizaciones hermanas. Invitamos a fortalecer el apoyo a la edición virtual del Semanario Voz como referente de la prensa alternativa promoviendo la suscripción entre afiliados, amigos y aliados.

– Invitamos a todas las Juntas Departamentales y Municipales a realizar reuniones virtuales mediante los mecanismos tecnológicos disponibles para informar, discutir y coordinar las tareas que sean necesarias. Es importante hacer esfuerzos por no caer en la inacción durante este período, mantener la coordinación con otras organizaciones aliadas y sacar pronunciamientos públicos locales cuando sea necesario. Desde el Comité Ejecutivo se estará atento a acompañar estas reuniones.

– El VII Congreso Nacional de la UP que debería realizarse este año será convocado tan pronto las circunstancias lo permitan y se garantice el proceso de preparación necesario. Así mismo la agenda de seminarios programáticos regionales y escuelas que se tenían previstos serán reprogramados.

– Para informar de diversos temas del orden político, entre ellos del proceso hacia la constitución de un Frente Amplio, así como de otras tareas de la coyuntura, la labor legislativa, y la lucha social se realizará una reunión nacional de la Junta Patriótica el próximo jueves 30 de abril en las horas de la mañana.

– De cara a la protesta social, como UP debemos mantener el diálogo y la articulación con los comandos de paro, contribuir a sus análisis y propuestas tratando de generar nuevas iniciativas de movilización capaz de convocar la más amplia participación de la población para garantizar los derechos previstos en el pliego nacional y las nuevas exigencias a raíz de la pandemia. Es importante participar y visibilizar la presencia de la UP en la jornada del 1 de mayo mediante las acciones previstas, entre ellas los cacerolazos.

– Finalmente llamamos a fortalecer los lazos de solidaridad entre nuestros afiliados, familias y amigos. Es importante conocer y saber manejar la información en los casos de contagios para brindar los apoyos que sean posibles. Así mismo en las gestiones de carácter humanitario ante las instancias gubernamentales nacionales, departamentales o municipales.

Un abrazo cálido a todos y todas,
Bogotá, abril 24 de 2020.
(*)Comité Ejecutivo Nacional