Lima, 28 ene (Prensa Latina) Con notable expectativa se espera hoy en Bolivia la llegada del candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce Catacora, quien decidió el viaje pese a considerar que no hay garantías para el proceso electoral.

El exitoso exministro de Economía anunció ayer el viaje en Buenos Aires, junto al expresidente Evo Morales, después que una encuesta publicada por un diario paceño adverso al MAS confirmó que Arce lidera la intención de voto para los comicios del 3 de mayo próximo, con 26 por ciento de las preferencias.

Sin haber iniciado su campaña, Arce supera al expresidente Carlos Mesa y al exdirigente regional del departamento oriental de Santa Cruz, Luis Camacho, ambos con 17 por ciento, y a la continuista presidenta de facto, Jeanine Áñez, con siete por ciento.

El postulante del MAS advirtió además que no hay garantías para las elecciones de mayo y argumentó que Áñez lanzó su candidatura y ella nombró al presidente del Tribunal Supremo Electoral y a los titulares de las cortes departamentales.

Además, indicó, ex autoridades y dirigentes del MAS son perseguidos y encarcelados y no hay plena libertad de expresión por la clausura de estaciones de radio comunitarias que no son del gusto del régimen de facto.

‘No hay garantías necesarias para desarrollar un proceso electoral absolutamente transparente y como se merece el pueblo boliviano’, dijo.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, aseguró que Arce puede regresar al país sin temor a ser detenido, pues no hay orden de apresarlo, hasta ahora, mientras la fiscal Heydi Gil, anunció que citará a Arce por irregularidades en el Fondo de Desarrollo Indígena.

Tras anunciarse su candidatura, Gil incluyó a Arce en el caso como investigado, alegando que integraba el directorio del fondo y sin evidencias de que tenga que ver con las irregularidades; en medio de una ola de denuncias y acusaciones que motivan denuncias de judicialización de la represión.

Por su parte, el director del Fondo de Desarrollo Indígena (FDI) nombrado por el régimen de Áñez, Rafael Quispe, pidió que el poder judicial encarcele a Arce, en medio de denuncias de sometimiento del sistema judicial al Ejecutivo.

Quispe fue más allá y pronosticó que Arce no seguirá siendo candidato porque terminará en la cárcel si regresa.

tgj/mrs/cvl