Buenos Aires, 22 ene (Prensa Latina) El expresidente de Bolivia Evo Morales agradeció hoy aquí el respaldo internacional recibido tras el golpe de Estado del 10 noviembre, cuando sectores de la derecha cercenaron la democracia en el país sudamericano.

Sobre su renuncia, el líder indígena reiteró que fue para garantizar la paz y evitar derramamiento de sangre, pero no fue suficiente y recordó a los 36 muertos y más de mil heridos producto de la represión de policías y militares.

Morales durante el acto de celebración por los 14 años de la Revolución Democrática y Cultural del Estado Plurinacional de Bolivia, desarrollado en el Estadio Deportivo Español ubicado en Buenos Aires, recordó cómo altos mandos militares y de la policía lo obligaron a renunciar al cargo, en un ambiente de denuncias de fraude electoral, un motín policial y manifestaciones convocadas por los cívicos.

Asimismo, rememoró que el 22 de enero de 2006 tras su toma de posesión y con el pueblo en el gobierno, ‘se vieron las primeras luces del alba después de la larga noche neoliberal en el territorio boliviano’.

Al respecto, el primer presidente indígena detalló con cifras y otros datos los resultados de 14 años al frente del gobierno, etapa en la que aseguró hubo ‘más aciertos que errores’.

‘Antes de 2006 Bolivia era un república donde poca gente lo tenía todo y la mayoría vivía en la miseria. Con la nueva Constitución nos reconocemos en la dignidad de un Estado Plurinacional. Construimos la estabilidad política, el crecimiento económico, y la justicia social’, destacó el exmandatario.

Morales aseguró que dichos resultados no fueron producto de un milagro económico, sino de ‘mucho trabajo, mucha unión y lucha’, enfatizó.

‘Somos la fuerza incontenible de un pueblo que ha decidido nunca más retroceder. Hemos demostrado que otra Bolivia es posible, una Patria digna y soberana’, precisó el líder aymara.

Durante la transmisión por internet de la celebración desde Argentina, -país donde Morales está refugiado-, varios seguidores del fundador del Movimiento Al Socialismo denunciaron que en algunas regiones bolivianas quitaron la energía eléctrica para imposibilitar que se difundiera el discurso del expresidente.

Morales, cuya gestión al frente del Gobierno concluiría este 22 de enero, para iniciar un nuevo periodo tras ganar las elecciones de octubre pasado, las cuales fueron invalidadas por la asonada golpista, invitó a sus compatriotas a mantener la lucha pacífica por el retorno de la democracia en Bolivia.

oda/odf