Las voces jóvenes de quienes están dispuestos a dar batalla a la dictadura

Por Verónica Zapata, Resumen Latinoamericano, 27 noviembre 2019

El ampliado comenzó con un minuto de silencio para los caídos víctimas del golpe de estado en Bolivia y gritos de “Gloria a los caídos”, “Patria o muerte, venceremos” en Lauca Ñ, en el departamento de Cochabamba.

Un momento emotivo fue cuando tomó la palabra un joven de El Alto que se incorporo recientemente a las filas de la lucha por la defensa de la democracia del país y sostuvo: “Este joven que está aquí se auto convoco cuando se fue nuestro presidente rumbo a México”, “Estuve en la planta de Senkata, (donde ocurrió una de las masacres) me paré allí a observar el lugar , y pedí que se respete la democracia porque este Sr Fernando Camacho, presidente del comité cívico pro Santa Cruz trajo el racismo y la discriminación a la ciudad de La Paz y El Alto, y no solo allí, sino también a los 9 departamentos del Estado Plurinacional de Bolivia”.

Continuó en su alocución: “No soy político y no tengo color político, pero un día empecé a convocar a la gente y ésta respondió, y bajamos a la ciudad de La Paz con siete marchas y nos gasificaron, pero recibimos el apoyo de toda la ciudadanía”. Siguió con su reflexión: “Ahora veo que un líder se forma así”, afirmó ante una ovación de militantes del MAS, dirigentes, ex dirigentes y ejecutivos.

Relató los hechos ocurridos durante la masacre de Senkata en El Alto: “En la masacre en Senkata en la cual estábamos en vigilia, no es verdad que íbamos a asaltar la planta de gas para volarla, es una mentira ello, ( el ministro del interior, Arturo Murillo sostuvo ese justificativo ante la represión) vinieron a gasificarnos y nos metieron tiros, hay 16 muertos y el ministro de defensa lo niega, tenemos las pruebas de las balas de plomo, ¿De dónde vamos a sacar balas nosotros? ¿Quién creería que nos hemos matado entre nosotros? (está hipótesis sostuvo el ministro del interior para justificar los asesinatos) Vinimos para firmar este Pacto de Unidad para reestructurar y reorganizar al Movimiento al Socialismo. Hay dirigentes que se vendieron y esto hay que decirlo de frente, no representan nuestro voto, ni defienden al pueblo boliviano. Yo me estoy formando como un nuevo líder para defender a la clase humilde como la de nuestro presidente Evo Morales”.

Finalmente cerró su discurso: “nosotros no somos políticos, pero nos vamos a volver políticos, vamos a luchar por la democracia, y nos vamos a presentar a elecciones generales. Convoco a la gente de la cuidad de La Paz , El Alto y los Movimientos Sociales que nos apoyaron en esta lucha cuando pedimos la renuncia de la autoproclamada presidenta Áñez, a quien desconocemos, mi único presidente es Evo Morales”.
Recordemos que en Bolivia hay una generación de jóvenes que desconoce lo que es vivir bajo gobiernos de facto y neoliberales.

Esta generación vivió el gobierno democrático del presidente Evo Morales que es el de mayor estabilidad política, económica y social con una continuidad de 13 años de democracia, algo inédito en la historia de Bolivia.

Esta nueva generación vivió este periodo como algo natural y no como lo que realmente fue, una conquista producto de la lucha del pueblo boliviano, y en especial del movimiento indígena, cuya lucha tiene más de 500 años de historia desde 1492.

El país en su historia como República desde 1825 estuvo marcado por 180 años de gobiernos neoliberales y golpes de estado que quebraron al país en el pasado y derramaron sangre boliviana. En el 2006 con la refundación del Estado Plurinacional, Bolivia se convierte en el primer país en el mundo en declararse plurinacional. De esta manera se incluye en el gobierno y en la redistribución de la riqueza a los que históricamente fueron excluidos e invisibilizados, las mujeres, y los indígenas.

Las palabras de este joven: “Yo me estoy formando como un nuevo líder”, marcan el presagio del líder indígena Túpak Katari: “Volveré y seré millones”.

Con estas mismas palabras el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera firmó su renuncia de forma presionada el pasado 10 de noviembre. Evo Morales para el pueblo boliviano, no es solo un presidente más, es la continuación de la lucha del líder indígena Túpak Katari, Evo es nuestro libertador y por ello el pueblo boliviano ha decidido luchar por la democracia y hasta que vuelva Evo Morales a Bolivia.

Luego tomó la palabra el líder cocalero Andronico Rodríguez, Vicepresidente de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, federación de la que Evo Morales Ayma es el presidente. Rodríguez encabezó el Ampliado Nacional de las organizaciones sociales en resistencia al golpe de Cochabamba en la sede de la federación del trópico en Lauca Ñ, situado en el departamento de Cochabamba.

Se llevó a cabo el Ampliado Nacional de las Organizaciones Sociales en Resistencia al Golpe con organizaciones sociales de diferentes lugares del Estado Plurinacional de Bolivia: El Alto, el Chore del municipio de Yapacani, del municipio de San Julián, del norte de Potosí etc., donde se analizó la coyuntura nacional y las movilizaciones sociales de carácter nacional que se vienen realizando en defensa de la democracia contra el gobierno de facto y golpista. Allí se firmó un Compromiso de Unidad de Movimientos Sociales para la lucha en defensa de la democracia contra el gobierno de facto y golpista.

Quienes en uso de sus facultades concedidas por la constitución política de estado resolvieron:

  1. Ratificamos nuestro apoyo moral y material a nuestro hermano Evo Morales Ayma, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia.
  2. Se ratifica el Estado de Emergencia y se declara un cuarto intermedio a partir del día de hoy 26 de noviembre del 2019, hasta que el gobierno de facto cumpla con los acuerdos y compromisos asumidos recientemente con los sectores sociales movilizados en el país
  3. Exigimos a la Asamblea Legislativa Plurinacional y órgano ejecutivo, la inmediata aprobación de la ley de garantías para garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales, civiles, políticos y constitucionales a favor de las autoridades políticas electas y dirigentes sindicales.
  4. Pedimos a la Central Obrera Boliviana (COB) que rectifique la posición de fortalecer los derechos fundamentales de la población desprotegida, y repudiemos al gobierno de facto totalitario y asesino, y pedimos la renuncia de la supuesta presidenta auto proclamada.
  5. Pedimos a la Dirección Nacional del MAS IPSP convocar a un ampliado nacional del MAS IPSP , en un plazo no mayor a 5 días.
  6. Exigimos el desagravio público de los Símbolos Nacionales como la Whipala y sancionar a los responsables de la quema del símbolo patrio.
  7. Exigimos la inmediata liberación de los detenidos a nivel nacional y cese a la persecución y detención ilegales.
  8. Por mayoría el ampliado nacional de las organizaciones sociales en resistencia al Golpe de Estado, se aprobó que sea parte del pacto de unidad, la Confederación Sindical de Mujeres Interculturales de Bolivia-CSMIB.
  9. Se firma el compromiso de unidad para la lucha social y política para buscar la justicia social.
  10. Exigimos la inmediata abrogación del D.S. 4078 que atenta contra la vida de la población boliviana.

Andrónico Rodríguez leyó las resoluciones al público que fueron apoyadas por la multitud de organizaciones sociales y sostuvo al final: “Aquí Estamos quienes sentimos el proceso de cambio y hemos estado en permanente lucha. Estamos en estado de emergencia y si hay incumplimiento por el gobierno de facto de estos puntos, nos volveremos a movilizar. A partir de ahora trabajaremos para reorganizarnos como Movimiento al Socialismo. Se mandará notas a la Asamblea Legislativa Plurinacional para que nos informen que hicieron antes y después de la renuncia del hermano Evo Morales, también enviaremos otros puntos de carácter regional que se han planteado. Desde el trópico de Cochabamba convocamos a la UNIDAD del país frente a la adversidad y a comenzar con la pacificación”.

El líder cocalero pertenece a un sector del núcleo duro de apoyo al presidente Evo Morales, hoy lidera una de las más importante resistencias del país que le hizo frente a la violencia más cruel del gobierno de facto en un departamento que fue el más militarizado del país.

Además, recordemos que es en Cochabamba donde se encuentran los grupos paramilitares que se movilizaban en motos con basokas, armas, escudos, cascos, bates, cadenas, granadas, etc., de forma muy cobarde amedrentando a la población desarmada.

A través de las redes sociales y la cobertura de medios internacionales presentes en el país, el mundo pudo ver por televisión su accionar delictivo y fascista atacando a las mujeres de pollera de forma cobarde. Cuyos actos fueron repudiados en diferentes países del mundo y por personalidades destacadas de la cultura y la política.

El ataque a la alcaldesa de Vinto fue paradigmático porque un grupo de 500 personas golpearon a una mujer sola, la arrastraron, le tiraron pintura roja, la torturaron, la humillaron, le cortaron el pelo, etc., y la arrodillaron para hacerla renunciar a su cargo. Finalmente ella dio voz a todo un país: “si quieren mátenme, ya dije que daré mi vida por este proceso de cambio”.

*Verónica Zapata, periodista y psicóloga boliviana.