Por Maylín Vidal *

Buenos Aires, (Prensa Latina) Argentina, un país visiblemente polarizado en lo político y lo social, se enfrentará el 11 de agosto venidero a la primera fase de unas elecciones generales cuyas fichas ya empiezan a moverse con el armado de frentes y alianzas.

Con el reto de sacar al país de la recesión económica que vive, los que queden como candidatos presidenciales en las primarias venideras y lleguen a la Casa Rosada tendrán mucho por hacer, sobre todo cumplir con los compromisos de pago de deuda al FMI, cuyo préstamo asciende a 57 mil millones de dólares.

Pero de aquí al 10 de diciembre, fecha en la cual debe asumir el próximo presidente de esta nación austral, falta un largo camino comenzado ya a labrarse y tiende un norte de lo que se respirará en los próximos meses con una campaña que se avista movida y estará, sin dudas, transversalmente marcada por la economía. Ha sido un hervidero la conformación de coaliciones y alianzas inscritas, otras quedaron en el camino.

Desde las propuestas de fórmulas presidenciales hasta binomios para llegar al puesto de Gobernador en provincias claves como Buenos Aires, la de mayor cantidad de habitantes y votantes, en la lista de precandidatos al sillón de la Casa Rosada hay un variopinto grupo e incluso una mujer que luchará por llegar a la presidencia.

De las varias propuestas confirmadas, las de mayor peso ya tienen nombre para la boleta de las llamadas Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), que definirán a los candidatos a los más altos puestos en las generales de octubre.

Y es que en esta fase inicial, cada partido o representación política puede tener distintos aspirantes a un mismo cargo pero solo uno de la misma coalición será el elegido para representarlos en el segundo proceso, donde se definirá en las urnas al presidente y vicepresidente, además de otros cargos.

Dos propuestas antagónicas, de un lado el oficialismo con el mandatario Mauricio Macri a la cabeza acompañado por el senador Miguel Angel Pichetto, otrora presidente del bloque del Partido Justicialista; del otro, el binomio Alberto Fernández-Cristina Fernández, con la principal figura de la oposición.

Estas dos opciones asoman como las más fuertes y comentadas en los espacios políticos y medios de comunicación, donde la pulseada comienza a latir con intervenciones públicas de un lado y otro.

Pichetto, quien hasta poco lideraba junto a otras tres figuras políticas el espacio Alternativa Federal, abandonó esa propuesta y se alió a Macri, sorprendiendo a muchos, para conformar lo que sería ahora Juntos por el Cambio, el nombre con el cual se inscribieron ante la junta electoral, en remplazo de la alianza Cambiemos.

A Pichetto se le ha visto en público con el actual mandatario, quien lo describió como ‘un hombre de Estado, que con el correr de los difíciles años de gobierno supe conocer y respetar por su compromiso con la patria y las instituciones’, e incluso participó en una reunión de Gabinete ampliado.

De lleno en la campaña y muy activo en twitter reivindicando obras públicas que su gestión construyó en estos tres años y medio, Macri incluso dispuso que Pichetto tenga acceso a toda la información clave del Gobierno, según trascendió en medios de prensa locales.

Reacciones a favor y en contra se sucedieron en las redes sociales sobre esta dupla y el mayor impacto se sintió en el mercado de las finanzas pues pocas horas después del anuncio de esta fórmula, las acciones argentinas y los bonos se dispararon hasta el 18 por ciento en la bolsa porteña y en Wall Street, según Ámbito Financiero.

Mientras tanto, del otro lado, el otrora jefe de Gabinete durante los cuatro años de gestión de Néstor Kirchner (2003-2007) y el primero de Cristina Fernández (2007-2008), Alberto Fernández, se reunió con la exmandataria con pesos pesados del sindicalismo en este país que les ha dado un gran espaldarazo.

Desde el sector bancario hasta el gremio de camioneros, las centrales obreras CTA Y CTA Autónoma, los judiciales, el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación y otro compacto grupo apuesta por esta fórmula que en varias de sus intervenciones ha abogado por recuperar, entre otras muchas cosas, el trabajo para los argentinos.

En solitario y juntos se le ha visto a la dupla bautizada como Fernández-Fernández. La actual senadora y expresidenta protagonizó recientemente un numeroso acto en Santiago del Estero donde dejó varios mensajes, el principal, como insiste, lograr ‘un contrato social de ciudadanía responsable’.

Al presentar su libro Sinceramente en esa provincia, la aspirante a vicepresidenta señaló que ‘los argentinos debemos mirar lo que nos pasó, lo que nos está pasando y a partir de ahí poder construir una mirada que no quiere decir pensar igual, pero sí llegar a acuerdos sobre cosas que nos permitan volver a pensar un país con futuro y para nuestros hijos’.

‘Siento la necesidad de poder ayudar y colaborar a terminar con esta catástrofe social y económica que viven hoy los argentinos y las argentinas’, expresó sin cortapisas Cristina, quien también apuntó que sería una mentirosa si dijera que todo se va a solucionar mágicamente.

No se va a solucionar mágicamente un endeudamiento brutal como el que sufrimos en estos tres años, disparó.

Con el apoyo de otros brazos políticos como el Movimiento Nacional Alfonsinista liderado por el diputado Leopoldo Moreau y el Partido de la Concertación FORJA, además del Partido Solidario, Nuevo Encuentro, entre otros, finalmente a este espacio se sumó el líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

Así nació lo que denominaron Frente de todos, una de las coaliciones más fuertes que busca hacer frente a Macri en las urnas con la unión de 16 partidos políticos.

‘Hace tiempo una gran parte de nuestra sociedad espera que nos unamos para que Argentina pueda salir adelante. Es una demanda que nace de abajo para arriba, en las calles y los barrios de cada ciudad y de cada pueblo’, sostuvo el Frente en un comunicado.

Las opciones son claras. Nuestras prioridades son el trabajo y la producción, los humildes y la clase media, los comerciantes y los emprendedores, los que enseñan y los que aprenden. Hay que salir de la lógica de la especulación financiera y construir la agenda de desarrollo, señaló ese brazo político en el texto.

Conscientes del camino por recorrer, en medio de una crisis y una recesión económica que marcan la agenda diaria y la mayor preocupación hoy para los argentinos, la coalición señaló que los desafíos por delante exigen una mirada amplia, diversa y plural, en la que nadie se quede afuera.

La construcción de una coalición electoral y de gobierno y un programa con bases y puntos acordados lo hará posible. El camino para ponernos de nuevo de pie es entre todas y entre todos, apuntó en su documento. En este gran mapa político aparece otra propuesta que busca despojarse de los dos pesos pesados anteriores, el exministro de Economía Roberto Lavagna acompañado por el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, vice en el frente Consenso federal 2030, compuesto por siete fuerzas, entre ellos el Partido GEN.

Lavagna resaltó que esta alianza nace ‘fruto del acuerdo y la coherencia. Con Urtubey coincidimos en el diagnóstico de la crisis económica e institucional que padece Argentina y en la necesidad de crear una alternativa superadora que nos conduzca al crecimiento y la justicia social’, dijo.

El exministro, de 77 años, ya entró con fuerza al ruedo y desde varias localidades como la ciudad bonaerense de Mar del Plata ha defendido su propuesta abocada principalmente al tema económico.

‘Hay que recomponer ese matrimonio, que se tiene que dar en simultaneidad, entre consumo, dándole plata a los argentinos, e inversión, bajando los impuestos’, expresó.

En estas primarias los argentinos también tendrán a otra organización política que gana terreno en los últimos tiempos, el Frente de Izquierda y los Trabajadores-Unidad, la coalición entre el Partido Obrero (PO), el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) Izquierda y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST). La fórmula presidencial estará compuesta por Nicolás del Caño-Romina del Plá, ambos diputados.

‘Estamos muy orgullosos de que nuestras listas en todo el país estén integradas por miles de luchadoras y luchadores de la clase trabajadora, las mujeres y la juventud’, apuntó Del Caño en una de sus varias intervenciones en la televisión local.

El economista José Luis Espert, también aspirante a presidente, encabezará la boleta representando al Frente Despertar.

En tanto aparecen otras dos alternativas a escoger, Nuevo MAS, que cuenta con la única candidata mujer aspirante al principal cargo político de este país, Manuela Castañeira, acompañada por Eduardo Mulhall, y el Frente Nos, encabezado por el exmilitar Juan José Gómez Centurión como candidato a la presidencia.

Por último, la Alianza de los partidos Dignidad Popular aunados en el Frente Patriota, representados por Alejandro Biondini-Enrique Venturino.

El apogeo electoral marca la agenda de un país donde la mayor preocupación en las casas es como pagar el alquiler o llegar a fin de mes por el alto costo de la vida.

Se avecinan semanas muy movidas y restan apenas dos meses para finalmente conocer quiénes serán los candidatos para presidente y vicepresidente en unas elecciones donde América Latina posa sus ojos.

arb/may /prensa-latina