El ejército de Colombia ordenó a sus tropas que dupliquen la cantidad de criminales y rebeldes que matan, capturan y obligan a rendirse en batalla, lo que pone en riesgo la vida de los civiles, reveló el diario estadounidense The New York Times en un reporte especial que difundió en español la televisora multiestatal TeleSUR.

Según el reporte del diario estadounidense, algunos militares testimoniaron que esa orden implica reducir la protección a civiles inocentes de ser asesinados y que ya han ocasionado muertes sospechosas o innecesarias.

El mayor general Nicacio Martínez Espinel, comandante del ejército de Colombia, reconoció haber emitido las nuevas órdenes y exigir que los oficiales establezcan objetivos concretos para matar, capturar o forzar la rendición de los grupos criminales y rebeldes. 

Revelada política de “asesinatos selectivos” por parte del ejército de Colombia (Foto The New York Times)

El Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo denunció que «efectivamente es el mismo tipo de órdenes que estimularon el asesinato de miles de jóvenes durante 2002-2010».

«Presidente Iván Duque está usted informado y obligado a actuar con medidas eficaces, so pena de cargar con responsabilidad de lo que ocurra», señaló el organismo en un tuit publicado en su cuenta oficial.

«¿Duque va a destituir a los implicados? ¿Renunciarán los mencionados? ¿Alguna duda que las políticas del gobierno reedita los crímenes del periodo 2002-2010?» se pregunta el colectivo en otro mensaje en su cuenta de Twitter.

Falsos Positivos

Las nuevas órdenes han generado incomodidad entre los militares. El ejército de Colombia sigue siendo investigado por la serie de crímenes ilegales ocurridos a mediados de la década de 2000, conocidos como “falsos positivos”.

Los militares colombianos implementaron una estrategia similar para derrotar a los grupos rebeldes y paramilitares de Colombia a mediados de la década de los 2000, antes de que se firmara un acuerdo de paz histórico que finalizó con décadas de conflicto, reseñó el periódico.

Los soldados mataban a campesinos y afirmaban que eran guerrilleros, a veces incluso vistiéndolos con uniforme y «sembrando» armas cerca de sus cuerpos. Las tácticas surgieron de los superiores que exigían un mayor número de cuerpos, de acuerdo con los fiscales, indica el diario.

Pero esas tácticas causaron la indignación nacional cuando se supo que los soldados, con el objetivo de cumplir sus “cuotas”, cometieron asesinatos generalizados y desapariciones de civiles.

Ahora, otra encarnación de esa política está siendo impulsada por el nuevo gobierno contra los grupos criminales, guerrilleros y paramilitares del país, según las órdenes revisadas por The New York Times y tres oficiales de alto rango que hablaron sobre las medidas.

Las nuevas órdenes indican un aumento en las campañas militares contra la guerrilla y los grupos paramilitares en Colombia, un país que hace apenas dos años logró firmar un acuerdo de paz con el mayor grupo guerrillero de la nación, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

/JB

Colombianos se movilizan este lunes en defensa del Acuerdo de Paz