NELSON LOMBANA SILVA  04 FEBRERO 2019

El dirigente ambientalista y político Diego Alejandro Zuluaga, demostró con cifras y argumentos sólidos la inviabilidad de construir la hidroeléctrica sobre el río Totare, corriente hídrica que se encuentra ubicada al norte del departamento de Tolima y que baña los prósperos municipios de Anzoátegui, Alvarado y Venadillo, principalmente.



Con vehemencia y decisión el líder ambientalista y político, exhortó a las comunidades de estos municipios y de todo el departamento a cerrar filas de unidad para contrarrestar la acción salvaje y especulativa del capitalismo que con su voracidad está dispuesta a acabar con el ambiente y las mismas esperanzas de vivir en este planeta tierra.

Su vibrante y argumentada intervención fue escuchada con suma atención el pasado 31 de enero de 2019, en la ciudad de Ibagué, interrumpida a intervalos por fuertes aplausos como casi todas las intervenciones presentadas durante esta audiencia pública adelantada por la Corporación Autónoma Regional del Tolima (COROLIMA). La página web: www.pacocol.orgregistró sus principales apartes de la siguiente manera:  

Quiero rechazar con estos argumentos la construcción de la hidroeléctrica sobre el río Totare. Son cuatro argumentos:

El primero es de tipo político y social. Hago una denuncia formal señor Procurador para que se les indague a los alcaldes de Alvarado, Venadillo y Anzoátegui, sobre qué han hecho respecto a las intimidaciones del señor Iván Benítez llamando  “terroristas” a los líderes y activistas que defienden el territorio.

Señor Procurador: Que se indague a los señores alcaldes haber que actuación han tenido frente al hecho. Lamento mucho esas declaraciones de este señor, además de ser el suegro del señor ministro de vivienda, que se realice este tipo de acciones por parte de familiares cercanos a personas que están dentro del gobierno nacional.

Además de ello, vemos con bastante preocupación la forma como se viene feriando los bienes y los recursos del Estado a través del lobby político que está haciendo el señor Daniel Iván Benítez con los alcaldes en Bogotá. Es que es un deber del Estado proveer de esos servicios a la ciudadanía, no a través del lobby para favorecer los intereses particulares de un señor.

Esto es una empresa y son intereses privados y particulares. Ese es el primer argumento, señor director de CORTOLIMA.

El segundo, la zona de intervención está entre los municipios de Venadillo, Anzoátegui y Alvarado. El túnel pasaría por un lado donde se anota la vereda de Santa Bárbara.

En noviembre de 2008, hubo una declaratoria de emergencia por remoción en masa, entre las veredas de Buenos Aires y Santa Bárbara (Anzoátegui); la declaratoria la da el doctor Oscar Barreto Quiroga, siendo gobernador del departamento y el entonces alcalde, Hugo Salinas.

De esto no se nos habla. Es decir, las veredas Buenos Aires y Santa Bárbara, ya estaban recogidas en el esquema de ordenamiento territorial del municipio de Anzoátegui. Esto quiere decir que es un área (art. 34) de alta por inundación y además de eso, está como un área especial de significancia ambiental la zona, área de recuperación ambiental como zona desprotegida, área de producción económica agropecuaria, en donde el uso del suelo está prohibido para actividades de tipo industrial.

En el esquema de ordenamiento territorial hoy vigente en el municipio de Anzoátegui. Es decir, que este tipo de acciones no se pueden realizar.

En el plan de ordenamiento de la cuenca del río Totare se plantea que esta zona específicamente, está determinada como un área de protección en la cual su zona de uso y manejo, está como área de amenaza natural y de importancia ambiental, lo cual significa en área de amenaza natural que corresponde a las áreas que se han identificado como amenazas naturales altas, ya sea por movimientos en masa o inundaciones volcánicas. Estas zonas no deben ser ocupadas o utilizadas para usos productivos y mucho menos de tipo industrial.

Eso quiere decir que los tipos de ordenamiento municipal, en este caso el sistema de ordenamiento del municipio de Anzoátegui y el ordenamiento ambiental que hace CORTOLIMA sobre la gran cuenca del Totare, pues es uso prohibido este tipo de actividades que presenta el proyecto hidroeléctrico.

El tercer argumento, tiene que ver con el sistema hídrico y las viviendas que se encuentran en la zona. El túnel pasaría sobre dicho sistema hídrico. El túnel pasaría por encima de toda esta zona, dentro de la cual se encuentra una determinante ambiental que es la quebrada Santa Bárbara, sobre la cual no se puede hacer la intervención porque surte un acueducto veredal.

El ingeniero dice que en términos de hidrología las quebradas no se secan. No es cierto. Sí se secan. La hidroeléctrica de Amoyá es una prueba irrefutable.

El cuarto argumento, el famoso desarrollo económico: Ni nosotros observamos doctor Cardozo, la producción en la vereda Santa Bárbara no más. Esta vereda según el esquema de ordenamiento territorial 609 hectáreas, de las cuales 204 están sembradas y entre ellas sobre todo, el café.

Una hectárea de café produce actualmente aproximadamente 40 cargas de café, $750.000 pesos es el valor comercial de la carga. Si lo multiplicamos estaría dando aproximadamente $30 millones de pesos por hectárea. Por las 204 hectáreas, sería 6.120 millones de pesos en la producción cafetera durante el año, que por predio, son 235 aproximadamente, son $26 millones por familia al año. La producción per cápita para el municipio de Anzoátegui sería de $556.563 pesos.

Vamos a la producción económica con la hidroeléctrica que se proyecta: 20.000 kilovatios, 150.000 promedio de kilovatios, 3 millones hora, 72 millones día, 2.160 mensuales, 25.000 anuales, $777 millones de pesos por concepto de regalías. Una producción Per Cápita de $72.727 pesos.

¿Qué es más productivo económicamente para el municipio? Lo vemos: De $556.000 por persona bajamos a $72.727, porque definitivamente estas hectáreas no van a seguir siendo productivas, no van a seguir produciendo lo que producen en estos momentos.

Por último, le quiero decir francamente a la comunidad: Esto es una acción política, el señor Iván, ahoritica les dice que es su amigo, que los apoya, que está con ustedes. Pero, en el momento en que esto esté construido, ¿Será igualmente su amigo?

Seguramente nos volverá a  denominar terroristas cuando ustedes lo denuncien porque se secaron las quebradas. Pongámonos serios y defendamos la cuenta del Totare. Digamos: No a la hidroeléctrica del Totare.

Gráficas .-El dirigente ambientalista y político Diego Alejandro Zuluaga. Fotos. Nelosi 

PACOCOL.ORG