A través de un comunicado el exministro y el senador pidieron que en caso de que la decisión sea irreversible “los avances y acuerdos a los que llegaron las partes se depositen en la ONU y ante los países garantes”.

El fin de la negociación de paz con el ELN desencadenó una cazcada de reacciones. Mientras un sector ve con buenos ojos la respuesta del presidente Duque tras el ataque con un carro-bomba en el sur de Bogotá, del otro lado le piden al mandatario reevaluar la decisión que ven como un timonazo que conduce de nuevo al país hacia el recrudecimiento de la violencia. 

Precisamente, ese fue el mensaje que e a través de las redes sociales enviaron el exministro Álvaro Leyva y el senador del Polo Democrático, Iván Cepeda. “Deploramos la decisión del presidente de romper las conversaciones de paz con la guerrilla del ELN. Romper los diálogos de paz siempre implica un nuevo ciclo de violencia. Eso lo conocemos en Colombia hasta la saciedad. Reiteramos que el único camino que ha demostrado superar el conflicto es la solución política”, dicen en el comunicado haciendo alusión al acuerdo de paz con las Farc. 

Le recomendamos: Cuba se niega a pedido del presidente Duque, dice que se ceñirá a lo acordado

Ante el escenario que actualmente vive el país los políticos hacen dos llamados. Primero, le solicitan al presidente replantear la decisión y renglón seguido le piden a la “delegación de paz del ELN que a la mayor brevedad se pronuncie con relación al atentado criminal perpetrado el pasado 17 de enero en la Escuela de Policía General Santander, el cual repudiamos”.

Adicionalmente, “solicitamos que los avances y acuerdos a los que llegaron las partes durante estos años de negociaicón, sean preservados mediante un documento que sea depositado ante el Consejo de Seguridad de la ONUy ante los países garantes, con el fin de que al reanudarse las conversaciones de paz se retomelo ya pactado. Ponemos de presente que esos acuerdos son compromisos de Estado, cuyos beneficios son derechos adquiridos por la sociedad colombiana”, se lee en el comunicado. 

La propuesta no sólo tiene que ver con la agenda de trabajo pactada que tomó varios meses concretarla para poner a andar la fase pública, sino que también se refiere a los acuerdos que en 2017 el Gobierno y la guerrilla lograron para, en teoría,  desescalar el conflicto. En esa ocasión, bajo el liderazgo de Juan Camila Restrepo, se acordó trabajar en un plan piloto de desminado humanitario y en una propuesta de acuerdo humanitario en Chocó. 

Tras la confirmación de la responsabilidad del ELN en el acto terrorista, el presidente Duque, le insistió este sábado al gobierno cubano que entregue al grupo de negociadores de paz de esa guerrilla. Por su parte, desde la isla aseguraron que cumplirá con los compromisos fijados ante la ruptura de las conversaciones abiertas en 2017 y que pretendían acabar con un alzamiento armado de más de medio siglo. Algo en que coincide el documento divulgado este fin de semana por los dos políticos. 

“Recordamos al gobierno nacional que los términos en los que debe dejar el territorio de Cuba la delegación del ELN, están taxaticamente estipulados en los protocolos reservados que fueron convenidos para dicho fin entre las partes”, concluyen los dos políticos que desde hace varios años sirven como facilitadores en la búsqueda de una salida negociada al conflicto. 

Fuente: Semana.com