rodrigo-cabezasforoPor Orlando Oramas Leon

México, 29 jul (PL) El XXI Encuentro del Foro de Sao Paulo, que sesiona aquí, es una campanada de alerta contra la ofensiva restauradora neoliberal en América Latina, advirtió hoy el diputado venezolano Rodrigo Cabezas.

En entrevista con Prensa Latina, el jefe de relaciones internacionales del Partido Socialista Unido de Venezuela dijo que hay una ofensiva imperial y de las oligarquías en el continente contra los gobiernos progresistas y de izquierda.

Cabezas conversó con Prensa Latina previo al inicio de la sesión inaugural del Grupo de Trabajo del Foro, que se fundó hace 25 años por iniciativa del presidente brasileño Inacio Lula da Silva y el Partido del Trabajo de Brasil.

El legislador venezolano apuntó que la izquierda en el continente debe propiciar a fondo la integración “como el gran escudo que nos permita dar el salto al desarrollo y protegernos de las relaciones de desigualdad con el mundo desarrollado”.

Enfatizó que el Foro de Sao Paulo también se propone defender a los gobiernos populares y progresistas de Latinoamérica y el Caribe que hoy son asediados por estrategias desestabilizadoras.

Vamos a a adoptar un plan de acción en apoyo al Ecuador del presidente Rafael Correa, con Brasil y su mandataria Dilma Rousseff, con la causa del pueblo de Evo Morales y también con el proceso bolivariano que encabeza el presidente Nicolás Maduro, entre otros, adelantó.

Refirió además el acompañamiento al proceso de paz en Colombia y la solidaridad con el reclamo de Cuba para que el proceso de normalización de relaciones con Estados Unidos ponga fin a la política de bloqueo a la isla, y le sea devuelto el territorio que hoy ocupa la base naval de Guantánamo.

Tenemos el deber de lanzar una ofensiva continental, de construir la solidaridad mundial con los procesos de cambio en Latinoamérica para impactar en la opinión pública y confrontar los poderes mediáticos y desestabilizadores de la derecha y los grandes poderes del capitalismo, remarcó.

Advirtió que se pretende restaurar el neoliberalismo en la región, “pero somos optimistas porque nuestros pueblos tienen un nivel de conciencia superior en esta batalla por nuestra propia identidad, concluyó.

pgh/ool