¿Por qué Brasil inaugura todos los años el debate de la Asamblea General de la ONU?

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, abrirá este martes el debate del 77.° Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York. Por tradición, el gigante latinoamericano inaugura este acto desde 1955.

Tras asistir en Londres al funeral de la reina Isabel II, Bolsonaro viajó a Nueva York junto a su esposa, Michelle, el lunes por la tarde. Su alocución de este año será la cuarta del ultraderechista en la ONU, y siempre han estado marcadas por sus posturas en materia ambiental, especialmente sobre la Amazonía. En 2020, por primera vez en la historia, se celebró el encuentro de manera virtual a causa de la pandemia del coronavirus. 

En Brasil, se recuerda especialmente la intervención en 1947 del diplomático brasileño Osvaldo Aranha, que fue el primer orador de la segunda sesión de la asamblea. Algunos diarios brasileños relacionan el discurso de Aranha con esta tradición.

La ONU explica que Brasil es el primero en hablar porque en los inicios de la organización nadie quería inaugurar el acto y este país siempre terminaba ofreciéndose como voluntario. 

«Ciertas costumbres»

A partir de ahí, la organización internacional decidió que Brasil se encargase desde 1955 del discurso de apertura. En su página web, la organización especifica que con el tiempo «ciertas costumbres surgieron en el debate general, incluida la costumbre del orden de los primeros oradores».

Siempre se sigue el mismo esquema: comienza el secretario general de la ONU, después el presidente de la Asamblea General y sigue el mandatario de Brasil y el de EE.UU., por ser país sede.

El resto de naciones siguen criterios como la geografía, el orden en que se registró la solicitud de intervención y otras consideraciones como, por ejemplo, si la persona que coge el micrófono es un jefe de Estado, un ministro o un embajador.

En los últimos 67 años, este orden fue alterado dos veces: en 1983 y 1984, cuando el entonces presidente de EE.UU., Ronald Reagan, inauguró el acto.

Esta tradición permitió en 2011 que la expresidente brasileña Dilma Rousseff fuese la primera mujer en la historia en inaugurar la asamblea. «Es la voz de la democracia y de la igualdad presente en esta tribuna que tiene el compromiso de ser la más representativa del mundo. Comparto esta emoción con más de la mitad de los habitantes del planeta. Estoy convencida que este será el siglo de las mujeres», dijo entonces.

La asamblea –integrada por 193 estados miembros– es el órgano principal de la ONU para la deliberación de cuestiones internacionales, adopción de políticas y representación.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!