El comisionado de paz de Colombia le explicó a los representantes de la disidencia del grupo insurgente el concepto de la Paz Total.

El Alto Comisionado de Paz del Gobierno colombiano, Iván Danilo Rueda, y una representación de las disidencias de las FARC-EP se reunieron en el departamento colombiano de Caquetá para la búsqueda de la Paz Total en el país suramericano.♦

LEA TAMBIÉN:

Una ministra digna frente a la hoguera mediática

De acuerdo con el documento, fue un encuentro exploratorio para ver la posibilidad de iniciar diálogos que respondan a las necesidades de la nación, expresadas en la política del presidente Gustavo Petro.

“Las dos partes expresamos la disposición y necesidad de que estos diálogos estén ambientados por un cese al fuego bilateral, cuya ejecución deberá ser verificada”, expone el comunicado.  

El comisionado Rueda explicó a la contraparte el concepto de la Paz Total en su marco constitucional, jurídico y territorial, y los criterios de construcción de confianza para el éxito del diálogo.

Igualmente, destacó la trascendencia que tienen en ese contexto las demandas ciudadanas sustanciales vinculantes y los derechos que se deben garantizar para transitar al Estado Social y Ambiental de Derecho.

Por su parte, los delgados insurgentes insistieron en que para ellos la Paz Total “significa la erradicación de las causas generadoras del conflicto social y armado”, y en su alineación con las intenciones pacíficas del presidente Petro, por lo que consultarían a todas sus estructuras.

Ambas partes acordaron emitir lo antes posible una declaratoria conjunta del cese al fuego bilateral para evitar “más dolor en la familia colombiana” y logar la presencia de terceros neutrales como garantía de los diálogos.

En esta ocasión estuvieron presentes un representante del Gobierno de Noruega y el Jefe de Misión Adjunto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia.

Por el lado de la disidencia de las FARC-EP asistieron la combatiente Érika Castro y los combatientes Calarcá Córdoba, Alonso 45 y Ermes Tovar, quienes aceptaron firmar un protocolo confidencial para que se logre la reunión de los mandos del Estado Mayor Central del grupo insurgente.

“Consideramos que como nunca antes, en la historia de nuestro país, se están generando las condiciones para dejar atrás por siempre décadas de violencia fratricida”, concluye el comunicado.