Por Alberto Pinzón Sánchez

Así como las nubes tienen en su interior el agua y la tormenta, el capitalismo lleva en su interior la guerra, y en ninguna otra parte del mundo la Historia muestra esta intrincada relación, que cada día cobra mayor actualidad, como en Colombia. Una vez más la Historia, muestra que tiene la razón:

El capitalismo nace con la guerra, se alimenta y crece con la guerra y, mientras subsista, habrá guerra; sobre todo en ese atormentado y ensangrentado país del capitalismo trasnacional DEPENDIENTE donde persisten 5 nichos o mercados capitalistas muy bien establecidos muy difíciles de erradicar, que dejan fabulosas ganancias al complejo militar-industrial-financiero (como hoy se denomina a SÍ mismo el Imperialismo global) y que son:

1 ) El mercado de las armas y la tecnología militar estricta .

2) El mercado de la seguridad (incluida la seguridad privada y la tecnología informática de punta y de localización personal por satélite).

3) El mercado de la cocaína.

4) El mercado de la tierra despojada, y,

5) El mercado de los contratos (de todo tipo) del Estado contrainsurgente. .

Baso la anterior afirmación en dos libros trascendentales para la humanidad, no solamente por su antigüedad sino por las luces que siguen irradiando a las generaciones futuras, a pesar de los muchos intentos de sus enemigos por tacallarlos o tergiversarlos y aún prohibirlos. Uno es el Capital de Marx ( 1867) (*), especialmente el capitulo sobre la llamada “Acumulación Originaria”, y otro, el libro-denuncia presentado en 1552 al poderoso rey Carlos V, por fray Bartolomé de las Casas “Brevísima relación de la destrucción de las Indias” (**), que pronto fue traducido e impreso ilegalmente por los imperios coloniales rivales del español, ( Holanda Francia e Inglaterra), y en donde el fraile, como testigo presencial de excepción, pudo describir en detalle los horrores, saqueos, matanzas, exterminios y demás etcéteras de aquella Primera Guerra de Civilizaciones del sistema Colonial del Capitalismo que Marx, pudo leer en Inglaterra al analizar dicho proceso en el capítulo mencionado sobre la Acumulación Originaria.

Trascribiré algunos párrafos pertinentes al proceso, pidiendo disculpas al lector por el recorte, debido a la naturaleza de este escrito. Escribe Marx así (*) :

.” La llamada acumulación originaria no es, pues, más que el proceso histórico de disociación entre el productor y los medios de producción. Se llama originaria porque forma la prehistoria del capital y del modo capitalista de producción”…..el movimiento histórico que convierte a los productores en obreros asalariados, representa la liberación de la servidumbre y de la coacción gremial, y este aspecto es el único que existe para nuestros historiadores burgueses. Pero si enfocamos el otro aspecto, vemos que estos trabajadores recién emancipados sólo pueden convertirse en vendedores de SÍ mismos una vez que han sido despojados de todos los de todos los Medios de Producción y de todas las garantías de vida que las viejas instituciones feudales les aseguraban Y, esta expropiación queda inscrita en los anales de la historia con trazos indeleble de sangre y fuego. (pág 103)

Y, más adelante continúa su aclaración:

…El proceso de donde salieron el obrero asalariado y el capitalista tuvo como punto de partida la esclavización del obrero. Este desarrollo consistía en el cambio de forma de esclavización: la explotación feudal se convirtió en explotación capitalista. Para comprender la marcha de este proceso, no hace falta remontarse muy atrás: aunque los primeros indicios de producción capitalista se presentan ya esporádicamente, en algunas ciudades del mediterráneo durante los siglos XIV y XV, la era capitalista solo data en realidad, del siglo XVI, Allí donde surge el capitalismo hace ya mucho tiempo que se ha abolido la servidumbre y que el punto de esplendor de la Edad Media, la existencia de ciudades soberanas, ha declinado y palidecido. En la historia de la acumulación originaria confluyen todas las transformaciones que sirven de punto de apoyo a la naciente clase capitalista y sobre todo los momentos en que grandes masas de hombres son despojados repentina y violentamente de sus medios de subsistencia y lanzados al mercado del trabajo como proletarios libres pero desheredados. Sirve de base a todo este proceso la expropiación que priva de su tierra al productor rural, al campesino. Su historia presenta una modalidad diversa en cada país, y en cada uno de ellos recorre las diferentes fases en distinta gradación y en épocas diversas. Reviste su forma clásica sólo en Inglaterra, país que aquí tomamos como Modelo. ( pág 104).

… . En el período de infancia de producción capitalista, ocurría no pocas veces en la ciudades medievales, que el proceso de de saber cual era de los siervos huidos llegaría a ser amo y cual obrero se tornaba lento y, no correspondía a las exigencias comerciales del nuevo mercado mundial creado por los grandes descubrimientos de fines del siglo XV. La edad media había legado dos formas distintas de capital el capital usurario y el capital comercial que alcanzaron su sazón en las más diversas formaciones socioeconómicas que y que antes de llegar a la era del Modo de Producción Capitalista eran considerados capital por antonomasia…

..El descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, el exterminio, la esclavización y el sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de la Indias Orientales ( Java, Borneo, Filipinas, etc) la conversión del continente africano en cazadero de esclavos, son los hechos que señalan los albores de la era de la Producción Capitalista. Procesos “idílicos” que representan otros tantos factores fundamentales en el movimiento de la acumulación originaria. Y tras ellos, pisando sus huellas, viene la Guerra Comercial de las naciones europeas, con el planeta entero por escenario. Rompe el fuego con el alzamiento en los Países Bajos contra la Corona española que se logran sacudir el yugo de su dominación; cobra proporciones gigantescas en Inglaterra con la Guerra antijacobina, y sigue ventilándose en China las Guerras del Opio.

…Las diversas etapas de la acumulación originaria tiene su centro, en un orden cronológico más o menos preciso, en España, Portugal, Holanda, Francia, e Inglaterra. Es aquí en Inglaterra donde a fines del siglo XVII, se resumen y sintetizan sistemáticamente en el Sistema Colonial, el sistema de la deuda pública, el moderno sistema tributario y el sistema proteccionista. Métodos que se basan como ocurre con el Sistema Colonial con la más burda de las violencias. Pero todos ellos se valen del poder del Estado, de la fuerza concentrada y organizada de la sociedad, para acelerar a pasos agigantados el proceso de transformación del Modo Feudal de Producción en el modo de Producción Capitalista y acortar las transiciones.. (Pág 139).

…En las plantaciones destinadas exclusivamente al comercio de exportación, como en las indias occidentales (Caribe, etc) y en los países ricos y densamente poblados, entregados al pillaje y la matanza como México y ellas Indias Orientales (Java, etc) era, donde el trato dado a los indígenas revestía las formas más crueles. ( pág 141).

Sin embargo, no es todo, hay otro hecho histórico que deseo resaltar. El Libertador Simón Bolívar, obviamente no conoció por imposibilidad biológica a Marx, pero en cambio si se tiene certeza que leyó con detenimiento y dedicación en toda su extensión la “ Brevísima relación de la destrucción de las Indias de fray Bartolomé de las Casas, libro que ejerció una profunda impresión en su conciencia anti colonialista y anti esclavista . Dicho libro, actualmente, es de difícil consecución debido a las poderosas fuerzas transnacionales que operan en su contra para acallarlo. Por tal razón, quisiera transcribirlo todo completo porque no hay una sola frase que no sea un importante documento histórico, pero para reforzar mi escrito, solo trascribiré lo relativo a la llegada del Capitalismo a Colombia, que abarcan las últimas seis páginas de su impactante descripción, donde desmitifica la imagen del “creador del alma nacional” Jimenez de Quesada. (Una aproximación a su biografía hecha por mi hace 13 años, pero que nunca suplirá el documento denuncia del fraile De las Casas, se puede leer aún en internet en https://portalacademico.cch.unam.mx/alumno/historiauniversal1/unidad3/acumulacionOriginaria)

..Del Nuevo Reino de Granada. (**)

El año de mil y quinientos y treinta y nueve concurrieron muchos tiranos yendo a buscar desde Venezuela y desde Sancta Marta y desde Cartagena el Perú, e otros de que desde el mesmo Perú descendían a calar y penetrar aquellas tierras, e hallaron a las espaldas de Sancta Marta y Cartagena, trescientas leguas la tierra adentro, unas felisísimas e admirables provincias llenas de infinitas gentes mansuetísimas y buenas como las otras y riquísimas en también de oro y piedras preciosas las que se dicen esmeraldas. A las cuales provincias pusieron por nombre el Nuevo Reino de Granada, porque el tirano que llegó primero a esas tierras era natural del reino que acá está de Granada. Y porque muchos inicuos e crueles hombres de los que allí concurrieron de todas partes eran insignes carniceros y derramadores de sangre humana, muy acostumbrados y experimentados en los grandes pecados susodichos en muchas partes de las Indias, por eso han sido tales y tantas sus endemoniadas obras y las circunstancias y calidades que las afean e agravian, que han excedido a muy muchas y aún a todas las que los otros y ellos en las otras provincias han hecho y cometido.

De infinitas que en estos tres años han perpetrado e que agora en este día no cesan de hacer., diré algunas muy brevemente de muchas: Que un gobernador ( porque no le quiso admitir el que en el dicho Nuevo Reino de Granada robaba y mataba para que él robase e matase) hizo una probanza contra él de muchos testigos, sobre los estragos e desafueros y matanzas que ha hecho y hace, la cual se leyó y está en Consejo de Indias.

Dicen en la dicha probanza los testigos, que estando todo aquel reino de paz e sirviendo a los españoles, dándoles de comer de sus trabajos los indios continuamente y haciéndoles labranzas y haciendas e trayéndoles mucho oro y piedras preciosas, esmeraldas y cuanto tenían y podían, repartidos los pueblos y señores y gentes dellos por los españoles ( que es todo lo que pretenden por medio de alcanzar su fin último que es el oro ) y puestos todos en la tiranía y servidumbre acostumbrada, el tirano capitán principal que aquella tierra mandaba prendió al señor rey de todo aquel reino e túvole preso seis o siete meses pidiéndole oro y esmeraldas, sin otra causa ni razón alguna. El dicho rey que se llamaba Bogotá, por miedo que le pusieron dijo que él daría una casa de oro que le pedían, esperando de soltarse de las manos de quien así lo afligía, y envió indios a a que le trajesen oro y por veces trajeron mucha cantidad de oro e piedras, pero porque no daban la casa de oro, decían los españoles que lo matase, pues no cumplía lo que había prometido. El tirano dijo que se lo pidiesen en justicia ante él mesmo; pidíeronlo así por demanda, acusando a dicho rey de la tierra ; él dio sentencia condenándolo a tormentos si no diese la casa de oro. Dánle el tormento del tracto de cuerda; echábanle sebo ardiendo en la barriga, pónenle a cada pie una herradura hincada en un palo, y el pescuezo atado a otro palo y dos hombres que le tenían las manos, e así le pagaban fuego a los pies, y entraba el tirano de rato en rato y decía que así lo había de matar poco a poco a tormentos si no daba el oro. Y así cumplió e mató al dicho señor con los tormentos. Y estando atormentándolo, Dios dio señal de que detestaba aquellas crueldades en quemarse todo el pueblo donde las perpetraban. Todos los otros españoles, que por imitar a su buen capitán y porque no saben otra cosa sino despedazar aquellas gentes, hicieron lo mesmo, atormentando con diversos y fieros tormentos a cada uno al cacique y señor del pueblo e pueblos que tenían encomendados, estándoles sirviendo dichos señores con todas sus gentes y dándoles oro y esmeraldas cuanto podían y tenían. Y solo los atormentaban porque les diesen más oro y piedras de lo que les daban. Y así quemaron y despedazaron a todos los señores de aquella tierra.

Por medio de las crueldades egregias que uno de los tiranos particulares en los indios hacía, se fueron a los montes huyendo de tanta inhumanidad un gran señor que se llamaba Daitama, con mucha gente de la suya. Porque esto tienen por remedio y refugio ( si les valiese) Y a esto llaman los españoles levantamiento y rebelión. Sabido por el capitán principal tirano, se envía gente al dicho hombre cruel (por cuya ferocidad los indios que estaban pacíficos e sufriendo tan grandes tiranías y maldades se habían ido a los montes) , el cual fue a buscallos y porque no basta a esconderse en las entrañas de la tierra, hallaron gran cantidad de gente y mataron y despedazaron más de quinientas ánimas, hombres y mujeres e niños, porque a ningún género perdonaban. Y aún dicen los testigos que el mesmo señor Daitama había, antes que la gente le matasen, venido al dicho cruel hombre y le había traído cuatro o cinco mil castellanos de oro e no obstante esto, hizo el estrago susodicho.

Otra vez, viniendo a servir mucha cantidad de gente a los españoles y estando sirviendo con con humildad e simplicidad que suelen, seguros, vino el capitán una noche a la ciudad donde los indios servían y mandó que a que todos aquellos indios los metiesen a espada, estando dellos durmiendo y dellos cenando y descansando de los trabajos del día. Esto hizo porque le pareció que era bien hacer aquel estrago para entrañar su temor en todas las gentes de aquella tierra.

Otra vez mandó el capitán tomar juramento a todos los españoles cuantos caciques y principales y gente común cada uno tenía en su casa y luego que los trajesen a la plaza, e allí les mandó cortar a todos las cabezas, donde mataron cuatrocientas o quinientas ánimas y dicen los testigos que desta manera pensaba apaciguar la tierra.

De cierto tirano particular dicen los testigos que hizo grandes crueldades, matando y cortando muchas manos y narices a hombres y mujeres y destruyendo muchas gentes.

Otra vez envió el capitán al mesmo cruel hombre con ciertos españoles a la provincia de Bogotá a hacer pesquiza de quien era el señor que había sucedido en aquel señorío después que mató a tormentos al señor universal, y anduvo por muchas leguas de tierra prendiendo cuantos indios podía haber, e porque no le decían quién era el señor que había sucedido, a unos cortaba las manos y a otros hacía echar a los perros bravos que los despedazaban, así hombres como mujeres, y desta manera mató y destruyó muchos indios e indias. Y un día, al cuarto de alba, fue a dar sobre unos caciques y mucha gente de indios que estaban en paz y seguros, que los había asegurado y dado fe de que no recibirían mal ni daño, por la cual seguridad se salieron de los montes donde estaban escondidos a poblar a lo raso donde tenían su pueblo, y así estando descuidados y con confianza de la fe que les habían dado, prendió mucha cantidad de de gente, mujeres y hombres y le mandaba poner la mano tendida en el suelo, y el mesmo con un alfanje les cortaba las manos e decíales que aquel castigo les hacía porque no le querían decir donde estaba el señor nuevo que en aquel reino había sucedido.

Otra vez, porque no le dieron un cofre lleno de oro los indios, que les pidió este cruel capitán, envió gente a hacer guerra, donde mataron infinitas ánimas e cortaron manos e narices a mujeres y a hombres que no se podrían contar, y a otros echaron a perros bravos que los comían y despedazaban. Otra vez, viendo los indios de una provincia de aquel reino que habían quemado los españoles tres o cuatro señores indios principales, de miedo se fueron a un peñón fuerte para defender de enemigos que tanto carecían de entrañas de hombres, y serían en el peñón (según dicen los testigos) cuatro o cinco mil indios. Envía el capitán susodicho a un grande y señalado tirano (que muchos de los que de aquellas partes tiene cargo de solar) con cierta gente de españoles para que los castigase, diz que los indios alzados que huían de tan gran pestilencia y carnicería. Idos los españoles al peñón súbenlo por fuerza, como los indios sean desnudos y sin armas, y llamando los españoles a los indios de paz y que les aseguraban no les haría mal alguno, que no peleasen, luego los indios cesaron: manda el crudelísimo hombre a los españoles que tomasen todas las fuerzas del peñón, e tomadas que diesen en los indios. Dan los tigres y leones a ovejas mansas y desbarrigan y matan a espada a tantos que se pararon a descansar: tantos eran los que habían hecho pedazos después de haber descansado un rato mandó el capitán que matasen y despeñasen del peñón abajo, que era muy alto, toda la gente que viva quedaba Y así los despeñaron toda e dicen los testigos que veían nubada de indios echados del peñón abajo de setecientos hombres juntos que caían donde hacían pedazos. Y por consumar del todo su gran crueldad rebuscaron todos los indios que se habían escondido entre matas, y mandó que a todos les diesen estocadas y así los mataron y echaron de peñas abajo.

..Otra vez, este mesmo tirano fue a cierto pueblo que se llamaba Cota y tomó muchos indios e hizo despedazar a los perros quince o veinte señores principales y cortó mucha cantidad de manos de mujeres y hombres, y los ató en una cuerdas, las puso colgadas de un palo porque viesen los otros indios lo que habían hecho a aquellos en que habría setenta a pares de manos…

Hay otras provincias grandes que confinan con las partes del dicho Nuevo Reino de Granada que se llaman Popayán y Cali, e otra tres o cuatro que tiene más de quinientas leguas, las han asolado y destruido por la manera de esas otras, robando y matando, con tormentos y con los desafueros susodichos, las gentes della que eran infinitas. Porque la tierra es felisísima y dicen los que agora viene de allá que es una lastima grande grande y dolor ver tantos y tan grandes pueblos quemados y asolados como veían pasando por ellas, que donde habían pueblos de de mil e dosmil vecinos no hallaban cincuenta y otros totalmente abrasados y despoblados. Y, finalmente porque desde los reinos del del Perú por la parte de la provincia de Quito, penetran grandes y crueles tiranos hacia el dicho Nuevo reino de Granada y Popayán e Cali, por la parte de Cartagena y Urabá, y después otros malaventurados por la parte del rio Sant Juan que es la la costa sur ( todos los cuales se vinieron a juntar) han estirpado y despoblado más de seicientas leguas de tierras, echando aquellas tan inmensas ánimas a los infiernos, haciendo lo mesmo el día de hoy a las gentes miseras, aunque inocentes que quedan….. ( pág 129 a 135)

Una contextualización histórica más amplia de la «Guerra de Civilizaciones»  que significó la conquista española en Nuestramérica denunciada por el fraile De las Casas, puede leerse en el estudio titulado “La guerra de Conquista o la destrucción de Indias. Una aproximación desde la contemporaneidad” escrito por el historiadores José María Rojas G. Cali 2006 (***) que se puede consultar en      file:///C:/Users/user/Downloads/1160-Texto%20del%20 art%20 culo-3683-1-10-20090420.pdf.

Después de leer las anteriores puntadas, es obvio para cualquier colombiano conocedor (así sea en mínimo) de la singular y compleja historia de su país; que esta es y ha sido un cruel despiadado e inhumano proceso de extermino, saqueo y genocidio producido por la avaricia de aquella primera Guerra de Civilizaciones Capitalista con las que se inició el Modo de Producción Capitalista descrito en 1522 por el fraile Bartolomé de las Casas, en la sufrida Colombia.

Proceso prolongado durante siglos ( mediante la expropiación y despojo “violento” del campesinado descrito por Marx) no sólo por la Clase Capitalista Colonial dominante en España y en el Virreinato Neogranadino, sino por la Clase Capitalista de los “Criollos que se tomaron el Estado – Nación de Colombia (surgido de la guerra anti colonial).

Pues una vez muerto en 1830 el Libertador Bolivar y hecho añicos” su sueño de formar un Estado supranacional independiente y próspero, y, ascendido al Poder F.P. Santander con su gavilla de fanáticos librecambistas, integraron aún más a Colombia dentro del Sistema Colonial Mundial del Capitalismo, con el fin de crear el “mercado interno nacional”, desatando durante el siglo XIX 9 guerras civiles con sus respectivos proceso de paz, y durante el siglo XX y parte del actual, someter a la sociedad colombiana a una sofisticada guerra interna contra insurgente con sus múltiples proceso de paz frustrada, que por ahora ha dejado 8 millones mal contados (ojo léase bien) 8 millones de despojados violentamente, de expropiados, de saqueados por la guerra Estatal de todos sus bienes, expulsados militarmente de sus territorios para que se fueran a llenar los cinturones de miseria proletaria de las grandes ciudades colombianas. Una relación más detallada de este secular proceso, puede leerse en mi breve ensayo titulado Rafael Núñez : La guerra, la política y el origen del Estado capitalista colombiano, https://rebelion.org/wp-content/uploads/2020/11/colombia_libro_pinzon.pdf

Con todo esto y como conclusión, puedo argumentar con razón para volver al párrafo inicial de este escrito:

Así como las nubes tienen en su interior el agua y la tormenta, el capitalismo lleva en su interior la guerra, y en ninguna otra parte del mundo la Historia muestra esta intrincada relación, que cada día cobra mayor actualidad, como en Colombia. Una vez más la Historia, muestra que tiene la razón:.El capitalismo nace con la guerra, se alimenta y crece con la guerra y, mientras subsista, habrá guerra; sobre todo en ese atormentado y ensangrentado país del capitalismo trasnacional DEPENDIENTE donde persisten 5 nichos o mercados capitalistas muy bien establecidos muy difíciles de erradicar , que dejan fabulosas ganancias al complejo militar-industrial-financiero (como hoy se denomina a SÍ mismo el Imperialismo global) y que son:

1) El mercado de las armas y la tecnología militar estricta . 2) El mercado de la seguridad (incluida la seguridad privada y la tecnología informática de punta y de localización personal por satélite). 3) El mercado de la cocaína. 4) El mercado de la tierra despojada, y 5) El mercado de los contratos (de todo tipo) del Estado contrainsurgente.

La tendencia que se vislumbra en el reciclamiento actual del conflicto interno colombiano, es a la desaparición de los bastante bien conocidos ejércitos populares guerrilleros, y más bien, una transición hacia una “mexicanización definitiva de Colombia”, con proliferación y dispersión en varios carteles de la droga desideologizados, muy bien financiados y mejor armados. (18.08.2022).

Bibliografía

(* ) El Capital Capítulo XXIV. La Llamada acumulación originaria, en https://www.marxists.org/espanol/m-e/1860s/eccx86s.htm

(**) De las Casas Bartolomé. Brevísima relación de la destrucción de las Indias. Edición SARPE.1985.

(***) Rojas G José Maria. Cali 2006 La guerra de Conquista o la destrucción de Indias. Una aproximación desde la contemporaneidad” file:///C:/Users/user/Downloads/1160-Texto%20del%20 art%20 culo-3683-1-10-20090420.pdf

Alberto Pinzón Sánchez