Por Pedro Brieger, director de NODAL

Gabriela Rivadeneira es la Directora Ejecutiva del Instituto para la Democracia Eloy Alfaro, IDEAL, el nuevo instituto de formación política en América Latina. Fue la primera presidenta mujer de la Asamblea de Ecuador, además asambleísta, gobernadora y concejala. Junto a otros líderes y lideresas de la región participa de esta iniciativa que busca apoyar los procesos de formación de los nuevos liderazgos políticos del continente desde el aprendizaje y las lecciones del progresismo.

¿De qué se trata IDEAL?

El Instituto para la Democracia Eloy Alfaro, IDEAL, es una apuesta latinoamericanista por la formación política en valores democráticos. Es un centro de pensamiento dedicado a la investigación y generación de conocimiento e intercambio de prácticas exitosas de gobernanza para la capacitación y formación de los nuevos liderazgos políticos en América Latina.Uno de los grandes retos que han enfrentado las democracias latinoamericanas es la formación de sus cuadros políticos y la participación plena de la militancia. Los procesos populares y progresistas de la región han impulsado la participación de una nueva generación política. Sin embargo, es fundamental  replantear los mecanismos de esa participación en el marco de un nuevo momento histórico que exige reformular las herramientas de transformación y renovar lenguajes y prácticas políticas. IDEAL nace de la necesidad de promover nuevas ideas y nuevas formas de gobernar y de hacer política. Vamos a formar los nuevos cuadros políticos con la experiencia y los aprendizajes de inicio de siglo y las nuevas ideas y propuestas del presente.

Lanzaron un nuevo curso denominado “Economía como ideología disfrazada de ciencia” en el que participan varios importantes líderes de la región. ¿Por qué ese nombre tan particular? y ¿cuál es el objetivo de encaminarlo así?

El mayor daño que se le ha hecho a la economía es olvidarnos de su naturaleza política y hacerla pasar como una ciencia, aun cuando su cuerpo teórico, muchas veces, es tan solo ideología.El objetivo de este curso es demostrar que la Economía es un campo de estudio donde frecuentemente se utiliza conocimiento no científico y subjetivo, por lo que para dar un diagnóstico y sus correspondientes respuestas, es necesario revisar caso por caso, aun cuando hay quienes todavía creen en recetas arbitrarias que funcionan para todo el continente, independientemente de sus condiciones particulares y de sus propios objetivos de desarrollo. Como ponentes, nos acompañan grandes lideresas y líderes de la región que, además de ocupar roles políticos, conocen la política pública de primerísima mano, y han desarrollado sólidas herramientas de análisis crítico contra el dogmatismo de la Economía y una praxis que busca superar el modelo neoliberal: el ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien también es el Presidente Honorario de IDEAL; el actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; Alfredo Serrano, fundador de CELAG; Elvira Concheiro, Tesorera de la Federación del Gobierno de México, y María Nela Prada, Ministra de la Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia.

¿Cómo contribuyen espacios como éste a la consolidación de la democracia en el continente?

Por décadas, los valores y las instituciones del neoliberalismo se consagraron casi como verdades indiscutibles. Sin embargo, en la primera década del siglo XXI, América Latina demostró en el ejercicio de sus gobiernos progresistas que otros modelos y formas de gobernanza eran posibles para el bienestar y la participación efectiva de los pueblos. A pesar de conquistas que pensamos ya ganadas como la nacionalización de los recursos naturales, la desprivatización de los servicios públicos y la recuperación de la soberanía, son, nuevamente hoy, temas en disputa en varios países de la región. Si bien los gobiernos progresistas cumplieron su papel en la reducción de la pobreza y la desigualdad y en devolverle a la gente el poder que siempre debió tener, la formación política y la organización de la militancia siguen siendo tareas pendientes que nos corresponden a nosotros como sociedad. No podemos exigirle todo a las y los gobernantes; en una democracia y, sobre todo, en un proceso de lucha como el que libra América Latina, cada uno tiene su papel y hay que asumirlo con responsabilidad y convicción. Por ello, IDEAL busca convertirse en el espacio idóneo para que esos nuevos cuadros desarrollen herramientas que les permitan conducir con éxito el retorno de gobiernos cuyo objetivo principal sea el bienestar de su gente.

Pedro Brieger