Justicia y verdad en el camino de la paz

Exigimos también que, al abrirse esta puerta hacia la justicia y el cumplimiento de la Constitución y las leyes, se abra paso la verdad del conflicto armado interno y se refuerce la justicia restaurativa, construida como paso fundamental para la construcción de la paz en nuestro país.
Coordinadora Política y Social Marcha Patriótica / Lunes 10 de agosto de 2020

La Coordinación Política y Social Marcha Patriótica respalda el enorme acto de valentía y demostración de independencia de la Corte Suprema de Justicia al proferir en derecho la medida de aseguramiento contra el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, acatando su mandato constitucional y actuando bajo estricto cumplimiento de las leyes. Les apoyamos en estos momentos, ante las intensas presiones y amenazas de sectores del poder, porque no se amedrentaron ante las presiones del presidente Iván Duque, de los medios de comunicación, de periodistas y de poderosos empresarios.

Exigimos al país y a la comunidad internacional el respaldo total a esta medida de aseguramiento, que llega dos años después de iniciado uno de los innumerables procesos judiciales que cursan en contra del expresidente Uribe; esta vez acusado de pagar testigos falsos en un proceso judicial en contra del senador Iván Cepeda Castro. Es un momento importante para el país, luego de un juicio plagado de dilaciones, presiones y tergiversaciones periodísticas, bajo el manto de impunidad que ha cobijado al expresidente durante décadas, con los más de 180 procesos en su contra que reposan en el mar de la ilegalidad y la burla de la comisión de acusaciones de la Cámara de representantes y en otras instancias judiciales.

Exigimos también que, al abrirse esta puerta hacia la justicia y el cumplimiento de la Constitución y las leyes, se abra paso la verdad del conflicto armado interno y se refuerce la justicia restaurativa, construida como paso fundamental para la construcción de la paz en nuestro país. Uribe, sus ministros, las FFMM, y los empresarios que participaron de la comisión de delitos de lesa humanidad, por acción o por omisión, durante el conflicto, deben acudir a la Justicia Especial para la Paz a contar toda la verdad. Las madres de las y los jóvenes asesinados para pasarlos como guerrilleros, mal llamados “falsos positivos”, los sobrevivientes del genocidio en contra de la Unión Patriótica, y los millones de desplazados a quienes les arrebataron sus tierras, sus sueños y su futuro, merecen conocer la verdad para iniciar un nuevo camino.

Saludamos esta acción, porque las mayorías de la sociedad reclaman verdad y el cese de impunidad de los poderosos, como parte de la construcción y el entendimiento entre todos los colombianos y las colombianas. No nos alegramos por la perdida de la libertad de nadie. La medida de aseguramiento en contra del expresidente es un paso adelante para sacar la violencia de la mediación en la política, de buscar que la palabra sea la principal arma para defender las ideas, y que el engaño, la muerte y la impunidad lleguen a su fin.

Como pueblo organizado, estaremos atentos para que el juicio prosiga sin sobresaltos, ni manipulación, o amenazas en contra de la Corte Suprema y todo su equipo de funcionarios. Seguiremos trabajando sin desdén por la paz, por los cambios sociales que reclama el país, y para que cese de una vez y para siempre las amenazas y el asesinato en contra de las y los líderes de oposición, de cualquier partido, movimiento o grupo social. La verdad y la justicia exigida por igual para poderosos y gentes del común, es un paso en el cambio del orden social que busca democracia real y participación incluyente de todas y todos los colombianos.

Comité Operativo Nacional