Por: Diego Angulo Marinez . –

Val Demings o Kamala Harris: ¿Cuál de las dos tendrá la posta de Floyd?

Bernie Sanders se retiró de la contienda electoral demócrata, dejando como el candidato del partido demócrata a Joe Biden, solo falta una convención que será un mero acto protocolario para ratificar quien se enfrentará a un Trump que viene ganando elecciones primarias en el partido republicano donde realmente No enfrenta a ningún candidato con posibilidades reales.

El mundo entero se ha indignado por un acto repetitivo en Estados Unidos, el asesinato por parte de una policía con un extenso prontuario de ataques a latinos y negros, la pierna sobre la nuca de George Floyd se ha convertido en el símbolo más destacado de la lucha contra la discriminación en los últimos 40 años, esto es lo que sumarle a lo meses antes, Breonna Taylor y Ahmaud Arbery fueron dos jóvenes asesinados en actos iguales de deplorables al Floyd, sumado a jóvenes como Eric Garner.

Las fuerzas de seguridad de los Estados Unidos se han detectado por reproducir un modelo histórico ofensivo, hostil y degradante de los derechos humanos de las personas afroamericanas que han tenido una visibilidad, denunciar y rechazar por parte de millones de ciudadanos en todos los puntos del mundo .

Hemos visto como en más de 140 ciudades, personas de todas las razas, orígenes y condiciones decidieron romper las reglas del “bloqueo” y su voz ante atropellos que el movimiento #blacklivesmatter (las vidas negras importan) había estado denunciando y que hoy adquieren un impacto y validez de proporciones determinantes para pedir que se reforman leyes que hacen que la policía estadounidense tenga una patente de corso para atentar contra los ciudadanos en especial hacia la población afrodescendiente.

Como en cualquier escenario, los partidos políticos han salido a capitalizar los sucesos que ocurrieron, los demócratas mostrando su total sintonía y solidaridad con los afroamericanos y el propio presidente Trump, realizo un trino advirtiendo que él es el presidente que más ha hecho por los negros en Estados Unidos, solo comparable con Abraham Lincoln el emancipador, cómico e inaudito, pero es una afirmación presidencial.

Biden antes de todos estos hechos, realizo una lista corta de mujeres que tiene preseleccionadas como posibles acompañantes en su fórmula vicepresidencial en cualesquiera que sean sus antiguos oponentes en la nominación demócrata: Amy Klobuchar y Elizabeth Warren, la elección de la fórmula no dista mucho de lo que ocurre en Colombia, elegir una persona que puede representar el complemento del candidato, que refuerce una causa, identidad, grupo poblacional o que se convierte en el contraste interno necesario para rebajar las críticas a las debilidades del candidato.

Ante los acontecimientos ocurridos; George Floyd emerge como un actor determinante, un texano que era portero en Minneapolis con mucho contacto con latinos, no se imaginó que su muerte, pusiera como los dos candidatos principales a la vicepresidencia a dos personas negras.

Ellas, Kamala Harris la más grabada por la comunidad afroamericana, la favorita en todas las encuestas de los negros para ser la fórmula vicepresidencial de Biden, no solo con orígenes negros, sino también asiáticos, proveniente del Estado más poderoso de la unión americana: California, abogada y con una proyección social y nacional que la catapulta a ser una de las principales figuras de la política estadounidense.

Pero también emerge, Val Demings la hija de una empleada de servicio y un trabajador de servicios varios que comenzó como patrullera de la policía en Orlando, para ser el comandante de la ciudad y ahora Representante a la cámara, está casada con el alcalde de Orange Condado

Es ahí donde viene la difícil elección, en Estados Unidos no gana la presidencia quien tenga más votos populares, grabemos que Hillary saco tres millones de votos más que Trump, gana quien sea la persona que tenga más de 270 votos electorales, al respecto debemos decir que California aporta 55 votos y es un estado demócrata, podría decir que Biden no tendrá problemas para hacerse con la victoria, no obstante, Florida es un estado “swing” eso quiere decir que no tiene una vocación definida en un año puede votar azul demócrata o en otro rojo republicano.

Demings es de la Florida, allá hay 29 votos electorales que en una elección reñida pueden marcar la diferencia, grabamos que Al Gore perdió con George W Bush por los votos de la Florida, la condición de Demings como un antiguo miembro de la policía le daría un mensaje a un sector que tiene dificultades para ser republicano.

En síntesis Demings es negra, de la Florida, viene de la policía y hace parte del Congreso, mientras Harris también es negra, con orígenes asiáticos de California, es Senadora y tiene mayor reconocimiento nacional, es una elección difícil entre las dos, porque se tienen dos tendencias, elegir entre la posible solidaridad del cuerpo de policía con una de sus excomandantes acompañada de provenir de un Estado incierto electoralmente hablando, en contraste con una figura nacional bastante reconocida, con un carisma comprobado y gran bagaje en temas de Estado, es una decisión que solo puede hacerse desde el pramagtismo de poder ganarle la elección a un personaje que pese a su rechazo internacional, conserva gran parte del apoyo popular en Estados Unidos.

Las mediciones de los próximos días, el comportamiento electoral y las encuestas nacionales que por el momento le dan siete puntos de ventaja a Biden sobre Trump, darán mucho de que hablar en los próximos días y así sabremos quien va a ser la persona que acompaña a Biden que de ganar cuando culmine su período de 82 años y ya ha dicho que no tiene intención de ser reelegido.

Nosotros esperamos que en esta lógica se elija quien pueda hacer transformaciones en un sistema que a pesar de la elección de Obama fomenta el racismo de Estado, de lo cual hablamos próximamente.

Diego Angulo Marinez