Brasilia, 18 mar (Prensa Latina) El gobierno de Brasil determinó el uso de la fuerza policial para obligar a entrar en cuarentena o realizarse pruebas a personas de quienes se sospecha hoy que están contaminadas con el virus Sars-CoV-2, causante de la enfermedad Covid-19.

Los ministerios de Salud y de Justicia decretaron responsabilizar civil, administrativa o penalmente a quien incumpla medidas promulgadas para combatir el nuevo coronavirus.

Tal normativa fue publicada este martes de manera extraordinaria en el Diario Oficial, el mismo día en que Brasil registró sus dos primeras muertes por Covid-19, un hombre de 62 años con previos problemas de salud en Sao Paulo y otro, de 69, en Río de Janeiro.

Las medidas de prevención para evitar la expansión de la pandemia del coronavirus podrán ser impuestas por autoridades y agentes sanitarias, sin necesidad de contar con una decisión judicial.

En el boletín oficial se indica que las autoridades tienen la obligación de comunicar previamente a la persona afectada acerca de la obligatoriedad de la disposición.

Las penalidades por incumplir la cuarentena van desde 15 días de detención a dos años de cárcel, así como multas económicas, cuyo valor dependerá de la gravedad de la violación de las medidas.

El escrito señala que quien incumpla el aislamiento puede incurrir en la violación del artículo 268 del Código Penal, que recoge la potestad de las autoridades para impedir la propagación de enfermedades contagiosas.

A pesar de la medida adoptada, el presidente Jair Bolsonaro sigue diciendo que existe una histeria en relación con el coronavirus.

‘Ahora lo que está mal es la histeria, como si fuera el fin del mundo’, afirmó el mandatario ultraderechista, quien incluso en condiidón de cuarentena, apoyó y participó en una manifestación el domingo en la cual se abogó por el cierre del Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal.

El excapitán del Ejército criticó asimismo las acciones implementadas en varios estados, como la suspensión del curso escolar y eventos públicos. Para el gobernante, estas medidas se traducirán en índices económicos y perjudicarán a los trabajadores informales.

Anunció además que mantendrá su fiesta de cumpleaños y la de su esposa, Michelle, para el fin de semana. ‘Vas a tener una fiesta tradicional aquí porque mi cumpleaños es el 21 y el de mi esposa el 22. Es una fiesta de dos días’, afirmó.

La última actualización del Ministerio de Salud indica que, en Brasil, además de las dos muertes, se tiene a 291 casos confirmados de Covid-19 y ocho mil 819 sospechosos bajo investigación.

rgh/ocs