Hola, soy Adriana Salvatierra y en este momento me veo en la obligación de dirigirme a mi compañeros y compañeras del Movimiento Al Socialismo (MAS IPSP) y también por su puesto al pueblo boliviano, frente a la intriga de quienes buscan distorsionar los hechos ocurridos durante las últimas horas del derrocamiento del gobierno del hermano Evo Morales.

Mi renuncia verbal a la presidencia de la Cámara de Senadores no se debió a motivos personales, si no a razones políticas, esta decisión fue asumida de forma conjunta con el Presidente Evo Morales, con el Vicepresidente Álvaro García Linera, esto ha sido manifestado y aclarado en diferentes reuniones que se han realizado con movimientos sociales, y con autoridades de nuestro instrumento político por ellos mismos.

Suceder en el cargo al presidente obligado a renunciar por la violencia hubiese sido no solo una deslealtad sino un acto de traición cómplice con el Golpe de Estado, esa misma violencia que secuestro a familiares de los dirigentes del Movimiento Al Socialismo, que secuestro a familiares de autoridades del Movimiento Al Socialismo, que cercaron sus domicilios, incendiaron sus casas, fue esa misma violencia que intentó amedrentar y secuestró al hermano de nuestro ex presidente de la Cámara de Diputados e incendio posteriormente su casa.

¿Ustedes creen que esos hechos fueron una casualidad? Por supuesto que no, si no que fue parte del Golpe de Estado y parte de la búsqueda de impedir la sucesión constitucional, por la grave confrontación, el amotinamiento policial en los 9 departamentos, la ruptura de la cadena de mando de las F.F.A.A. Buscando evitar mayores enfrentamientos, buscando evitar muertes, el presidente Evo Morales se vio obligado a renunciar exponiendo incluso su propia vida antes de salir del país. Una hipotética sucesión presidencial en estos casos o en estos términos hubieran sido no solamente ilegítima, hubiera sido también inconstitucional y parte de una vil traición. 
Pero fuera de todo lo mencionado alguien realmente cree que sin mi renuncia los policías amotinados en los 9 departamentos, ¿las F.F.A.A. y los grupos de oposición hubieran permitido que el Movimiento al Socialismo se quede un solo día gobernando? ¡Por supuesto que no! El golpe de estado no era solamente contra de Evo Morales y Álvaro García Linera, el golpe de estado era contra un proyecto de estado contra un proyecto político del cual yo también soy parte.

Aclaro que no soy candidata ni lo he buscado, empecé a militar en el Movimiento al Socialismo a mis 16 años hoy tengo 30, y casi la mitad de mi vida he compartido la alegría de marchar, militar y construir la patria junto a las personas que considero que labran el destino con sus propias manos. Sufrimos un golpe y sí duele, y duele todo lo que se vino después, pero seguimos siendo leales a nuestros principios, seguimos siendo leales y consecuentes con nuestras ideas y esa es la entereza, la fuerza que nunca van a lograr arrebatarnos. Confió en la fuerza del pueblo boliviano, en la voluntad de los más humildes por seguir luchando por una patria justa y soberana. 
Nadie podrá poner en duda mi lealtad, mis convicciones, mi compromiso con la patria, con nuestra revolución y con el liderazgo del hermano Evo Morales. Por supuesto que la lucha continua y por supuesto que nos va a encontrar firmes al frente, a todos los que tenemos hermanos caídos, a los que tenemos hermanos detenidos, a los que tenemos compañeras y compañeros que sufrieron en carne propia el golpe de estado, pero tenemos un camino trazado hacia adelante, y ese camino es el que nos espera hacia la victoria de este 3 de mayo.

Fuerza compañeras y compañeros, ¡hasta la victoria!

“Luchar, vencer, caerse, levantarse, vencer, caerse, levantarse, luchar, vencer, caerse hasta que se acabe la vida, ese es nuestro destino para eso estamos.” Álvaro García Linera

“Si no hay división y si no hay traición nunca puede volver el neoliberalismo ¡Jallalla Bolivia! ¡Que viva el Estado Plurinacional de Bolivia!”. Evo Morales Ayma