14 de enero de 2020, 9:34Bruselas, 14 ene (Prensa Latina) Eurodiputados de izquierda advirtieron hoy que el intervencionismo de Estados Unidos desestabiliza el Medio Oriente y amenaza la seguridad mundial, a raíz de la escalada contra Irán e Iraq.

‘La guerra engendra guerra, la violencia engendra violencia’ defendió el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) en el Parlamento Europeo, previo a un pleno para debatir las crecientes tensiones en la región, tras el asesinato por parte de Washington del general iraní Qasem Soleimani en Iraq.

Afirmaron que los Estados miembros de la Unión Europea (UE) están profundamente involucrados en los conflictos de Medio Oriente, ya sea a través de la intervención directa o el apoyo a regímenes despóticos.

‘La seguridad ha sido la principal justificación para que Occidente se entrometa en el Medio Oriente, pero las últimas dos décadas han demostrado cómo el intervencionismo tiene el efecto contrario, ayudando a engendrar el terrorismo internacional y facilitando la aparición de grupos más extremos, como el Estado Islámico’, expresaron.

Agregaron que esas acciones socavan el papel de la Organización de las Naciones Unidas, debilitan el derecho internacional y amenazan la seguridad global.

Por tanto, llamaron a una desescalada inmediata de las tensiones contra Irán, en pos del diálogo y las negociaciones para aliviar la crisis y marcar un camino a seguir.

Asimismo exigieron a la UE que evite que Estados Unidos use bases europeas en sus esfuerzos de guerra y, en última instancia, disuelva la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la cual calificaron una alianza de guerra obsoleta.

El GUE/NGL recordó que el país norteño tiene una fuerte presencia militar en Medio Oriente, con 80 mil efectivos que operan desde 35 bases con un poder aéreo y una fuerza naval inigualables.

También hizo alusión a la salida del presidente estadounidense, Donald Trump, del acuerdo nuclear con Irán de 2015 y a las sanciones contra el pueblo persa.

Rememoró que la invasión ilegal a Iraq, liderada por Estados Unidos en 2003, desató el caos, la muerte y la destrucción; además, sembró la inestabilidad en la región, efectos que aún se sienten, afirmó.

rgh/lla